El sitio de Alesia por César, conquista definitiva de la Galia

sitio-de-alesia-2

La batalla o sitio de Alesia fue uno de los episodios clave de la Guerra de la Galia. En cierto modo fue la victoria definitiva de los romanos frente a los galos. Un episodio que mostraría al mundo la capacidad estratega de César y que sería posteriormente estudiado como un ejemplo clásico de sitio.

En la batalla, ocurrida en el año 52 a.C., se enfrentaban los ejércitos de la República de Roma, que estaban dirigidos por Julio César y liderados por Marco Antonio, contra una serie de tribus galas bajo el liderazgo de Vercingetórix, de la tribu de los Arvernos.

El escenario del sitio sería el fuerte de los Mandubios, emplazado en lo que hoy por hoy se conoce como Alise-Sainte-Reine.

César sabía que un ataque frontal a la fortaleza era totalmente suicida, y que si así procedía se encontraría con una clara derrota. Por este motivo, decidió asediarla para que sus enemigos se murieran de hambre y sed. César tenía claro que 90.000 hombres (los encerrados en la fortaleza) no podrían aguantar eternamente sin víveres y por tanto decidió jugar la baza de la presión.

No obstante, ahí no quedó la estrategia. Las tropas romanas se dispusieron a construir un perímetro circular de fortificaciones. Muros de hasta 18 km de largo y 4 de alto, obras que se realizaron en el tiempo record de 3 semanas.

Estas líneas fronterizas fueron seguidas hacia el interior por dos fosos de 4,5 metros de ancho y medio metro de profundidad. Además se crearían varios campos de trampas y zanjas para que costara aun más llegar hasta ellos. Finalmente se elevarían las torres equipadas con una moderna artillería que recorría toda la fortificación. Una artillería que comenzaría a funcionar ante cualquier movimiento enemigo.

Estos trabajos anexos al sitio de Alesia, no eran más que la previsión que César tenía ante la posible llegada de tropas aliadas de sus enemigos. Por tanto, ahora estaban completamente resguardados y podían seguir presionando a Alesia.

Efectivamente esas tropas aliadas vinieron de la mano de Comio, rey de los atrebates, pero no consiguieron penetrar la inexpugnable fortificación que César y sus hombres habían levantado.

Tras varios intentos fallidos por terminar con los hombres de César, Vercasiyelauno lanzaría una ofensiva de más de 60.000 hombres, que pretendían atacar las partes más debilitadas de la fortificación romana. A pesar de que este ataque intentó ser paliado por los romanos, lo cierto es que hizo bastante daño a la estructura, poco a poco César veía como sus enemigos ganaban terreno así que tomó una última medida.

Mandó a unos 6.000 hombres con el fin de que atacaran por la retaguardia de los 60.000 encolerizados enemigos. Esta acción tomó por sorpresa a los galos que poco a poco se fueron desmoronando frente a la opresión romana por ambos frentes.

Alesia, tras presenciar la batalla exterior y completamente extenuados por el hambre decidieron rendirse. El líder galo presentaría sus armas y este asedio daba por zanjada la conquista romana de la Galia.

Enlaces de interés:

Publicado en: Edad Antigua, Historia de Roma

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top