La matanza de Tlatelolco del 68

Matanza del 68 en México

El movimiento estudiantil de 1968 en México, fue un movimiento social en el que participaron estudiantes de la UNAM y del IPN, pero también profesores, intelectuales, amas de casas, obreros y pensionistas de la ciudad.

Durante ese año se celebraban las Olimpiadas de México de 1968, un marco perfecto para poder protestar por las malas condiciones económicas del país, así como la inestabilidad internacional con episodios como la Guerra de Vietnam. Recordemos que en general, este año está caracterizado por cientos de revueltas sociales a lo largo y ancho del mundo.

Para el 2 de octubre de ese mismo año, miles de personas se manifestarían en la llamada Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco. Fue precisamente en ese lugar en el que se desencadenó la tragedia con cientos de muertos.

A pesar de que para los manifestantes debido a los juegos internacionales México se convertiría directamente en un buen foco publicitario, lo cierto es que las autoridades no estaban dispuestas a convertirse en ningún foco de revueltas, ni mucho menos para estas fechas tan señaladas.

Las primeras revueltas se sucedieron en el Campus. Momento en el que el ejército no dudo en ocuparlo ocasionando así decenas de heridos. Ya en ese momento se dice que había muertos, los cuales fueron ocultados para no avivar aun más las protestas.

En octubre de ese mismo año, miles de personas se congregaban en la plaza de Tlatelolco. Personas que simplemente intentaban alzar su voz para que se les escuchara. No obstante, estos inocentes caerían en una gran emboscada de las fuerzas de seguridad, que ya terminado el acto comenzaron a disparar indiscriminadamente ante los manifestantes.

Los ríos de sangre que tiñeron la plaza esa noche fueron las huellas evidentes de un gran número de muertos, huellas que ya de madrugada eran limpiadas a conciencia por los servicios de limpieza del ayuntamiento. El problema es que tanto los documentos de aquella operación, como muchos de los cuerpos, fueron completamente incinerados. De esa forma es difícil realizar un recuento exacto de las víctimas, aunque varios testimonios de periodistas internacionales que estaban en la ciudad durante el altercado, declaran que los cadáveres se podían contar por cientos.

El presidente mexicano de aquella época, Gustavo Díaz Ordaz pediría la presencia militar en la plaza. No obstante, al parecer, sería el Comando Supremo de las Fuerzas Armadas quien ordenaría el fuego.
Sea como sea miles de personas inocentes fallecieron ante un fuero represor. Un fuego que difícilmente, a día de hoy, se podrá esclarecer.

Otros movimientos del 68:

Publicado en: Edad Contemporanea

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top