La Libertad guiando al pueblo, un modo de acercarse a la Historia

La-Libertad-guiando-al-pueblo

La Historia puede estudiarse a través de muchos cauces, utilizando un sinfín de métodos y estudiando un montón de datos pero, sin duda alguna, uno de los procedimientos que tal vez esté dentro de los mejores sea el del análisis del Arte.

En este sentido, entre todos los cuadros (centrándonos, entonces, en el arte pictórico) que han ayudado a comprender y a definir un determinado momento histórico (o incluso una determinada época) está el maravilloso lienzo de Eugène Delacroix “La libertad guiando al pueblo”, que el genio pintó en el año 1830 y que se conserva y se muestra en el Museo del Louvre de París.

Como el propio artista mencionó en su momento, “He emprendido un tema moderno, una barricada, y si no he luchado por la patria, al menos pintaré para ella” y, basta con contemplar la obra para entender que, en verdad, así lo hizo.

La escena representa un momento del 28 de julio del año 1830, en el que el pueblo de París se levantó en barricadas contra la monarquía, desatando una auténtica revolución. En dicha revolución, no hubo un cabecilla que se distinguiese por encima de otros por lo que, Delacroix sitúa a la imagen de la Libertad (escenificada como una bella y sensual mujer) guiándolos hacia la lucha.

La masa de gente es una mezcolanza de clases, que representan la unión de estas: en ella está desde un burgués con su sombrero de copa, hasta un herido e, incluso, un pobre andrajoso. A los pies de la Libertad se encuentra un moribundo quien, mirándola fijamente, parece decirnos que ha merecido la pena morir por ella.

Tras la muerte del propio Delacroix, la obra no tardó en erigirse como un auténtico icono de la lucha universal por la libertad, un bien que nunca nos debería de ser arrebatado.

Publicado en: Edad Contemporanea

Tags: , , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top