La Sábana Santa de Turín, Sudario de Jesús

La-Sábana-Santa-de-Turin_

La cristiandad se ha nutrido a lo largo de los siglos de grandes símbolos religiosos que han servido para reforzar la fe de sus seguidores y, a su vez, han dotado al credo de signos tangibles. En este sentido tal vez uno de los más grandes sea el del Sudario de Turín, conocido también bajo los nombres de Santo Sudario, Sábana Santa o Síndone de Turín, y que se encuentra en la capilla real de la Catedral de San Juan Bautista, en la ciudad italiana.

Rodeado siempre de un halo de misterio en cuanto a su origen así como de una tremenda fascinación, los científicos han cuestionado su autenticidad en varias ocasiones. La discusión se centra en la misma tela de lino, de 436 centímetros x 113 centímetros, que tiene impresa la imagen de un hombre con marcas y traumas como los que causaría una crucifixión.

El debate que se cierne sobre ella implica a historiadores, teólogos, científicos y toda suerte de investigadores interesados en el tema. Por un lado, están aquellos que sostienen que el sudario fue aquel que se colocó sobre el cuerpo de Jesús tras su muerte y que, por tanto, el rostro y el cuerpo que aparecen son los del hijo de Dios. Por el otro, están aquellos que afirman que la tela está datada en la Edad Media, entre el año 1260 y 1390 (fueron las universidades de Oxford y de Arizona quienes sometieron la sábana a las pruebas del Carbono 14) lo que, a su vez, correspondería con la primera aparición documentada del sudario.

Esta última afirmación, ha generado que se haya extendido la convicción de que la tela es una falsificación producida en el siglo XIV. No obstante, sigue habiendo voces discordantes que afirman que la datación correcta sigue siendo la del siglo I.

Haya conclusiones científicas o no, lo cierto es que para el mundo católico, el Sudario de Turín sigue siendo uno de los pilares fundamentales de su fe.

Foto Vía: Enigmas y misterios

Publicado en: Edad Antigua

Tags:

Imprimir Imprimir




5 comentarios

  1. Nacho dice:

    Hola Saray.

    Tu artículo es interesante, y creo que es bueno que lo trates desde un punto de vista neutral. Pienso que es así como se debe tomar. Solamente veo un punto incorrecto. Dices que «el Sudario de Turín sigue siendo uno de los pilares fundamentales de la fe católica». No, no. En absoluto. No es un dogma, no es una verdad revelada por Dios. Los pilares de la fe católica son los que están fundamentados en los dogmas de fe. La iglesia católica «oficialmente» no se pronuncia al respecto, da total libertad para creer o no creer que la imagen del lienzo es la de Jesús resucitado. El católico puede ser igual de católico sin creer en la sábana.

    Yo, personalmente, si lo creo, pero lo creo desde un punto de vista puramente racional.
    Otro seguidor apuntaba el tema del polen. Yo añadiría la forma del tejido de la sábana de lino, típica de la Palestina del siglo I. La ausencia de pintura entre los hilos. La tridimensionalidad de la imagen. Imagen en negativo. La profundidad de los contornos con respecto a la superficie de la sábana. Los restos de sangre que son anteriores a la imagen, lo que supondría construir la imagen haciéndola coincidir con los restos de sangre, y todo esto añadido a detalles de la crucifixión. Algunos de esos detalles, como las marcas de los látigos «flagrum», de una exactitud imposible de reproducir; las marcas de los clavos no en las palmas de las manos como se representaba en pintura y escultura, sino en las muñecas; «el casco» de espinas que también contradice a las representaciones artísticas…

    En fin, creo que son demasiados detalles a tener en cuenta para hablar de una falsificación. La prueba del carbono catorce ciertamente ha sido discutida. El tejido está contaminado por bacterias y ha sufrido de largas exposiciones al calor, al aire, incluso a los besos de los fieles. (Creo que hasta se encontraron marcas de carmín). Sinceramente creo que la datación por el sistema del carbono catorce, en este caso, no debería ser concluyente.

    Gracias por dejarme dar mi opinión. Un saludo.

  2. Jose L. dice:

    En principio le queria comentar que me gusta su blog y es una buena fuente de información, aunque siempre aparecera a quien no le guste lo que escribas en tu blog. Tambien le queria agradecer el link de la foto hacia uno de mis blogs Enigmas y Misterios. Buen blog le sigo de cerca.

  3. Saray García dice:

    Buenas noches Albrahid,

    Ante todo, gracias por haber leído el artículo y haberse tomado la molestia de comentarlo. Sin embargo, como comprenderá, no puedo estar de acuerdo con usted, por lo que desearía expresarle mi postura.

    En este sentido, me gustaría empezar diciendo que cada vez que escribo un artículo para este blog, “historiageneral.com”, parto de dos premisas básicas:

    1.Que es un blog de Historia. Por lo que cualquier tema que vaya a tratar en él estará enfocado desde un punto de vista histórico y no desde ningún otro (esto incluye las confesiones religiosas).
    2.Que es un blog de Historia General. Habitualmente, los escritos que se publican suelen tener alrededor de las 300 palabras por lo que, como es lógico, es muy difícil abarcar en ellos toda la información: simplemente escribo lo más objetivamente posible los datos que considero que pueden ser del interés general.

    Dice en su comentario que la información está “manipulada vergonzosamente por nosotros”, en este caso por mí (me hago responsable de los textos que escribo, por lo que no debe de culpar si estos no le gustan al resto de colaboradores, que son muchos, o a los propios gestores del blog) y no creo que esa sea una opinión bien fundada. Básicamente por dos cosas: la primera de ellas es que soy Licenciada en Historia y me estoy doctorando en el estudio del cristianismo primitivo, por lo que me gusta pensar que sé de lo que hablo. La segunda razón es, simplemente, que yo no manipulo nada: recopilo datos y redacto mis artículos en base a las diferentes informaciones que tengo en mi haber.

    Habla en su comentario de los restos de polen que fueron encontrados en la Sábana Santa. Tenía constancia de ellos, aunque no de los que se encontraron hace un par de años, como usted señala, sino de otros que fueron analizados en la década de los 70 por Max Frei y su equipo. También tenía entendido que tanto los resultados, como Frei, habían sido totalmente refutados. Si no es así, un simple comentario advirtiéndome de ello y remitiéndome a la fuente, es suficiente.

    Me parece justo que usted tome por buenos unos resultados científicos y otros no, del mismo modo que otra persona puede no estar de acuerdo con lo que usted expone. Como señalo en el artículo existe un agrio debate con respecto a la datación del Síndone, por lo que no veo el motivo de su indignación: en ningún momento estoy afirmando rotundamente que éste sea una falsificación. Creí que había dejado bien claro que había opiniones diversas aunque, sí que es cierto, que dentro de la investigación histórica (no teológica) en general se acepta esta última opción. Y vuelvo a repetir la expresión “en general”, como hice en el artículo.

    No considero que mi trabajo siente cátedra y, a este respecto, las críticas constructivas y las sugerencias expuestas de manera educada y respetuosa siempre son bien recibidas por mí, puesto que agradezco las aportaciones que los lectores puedan hacer.

    Espero haberle aclarado cualquier malentendido.
    Un cordial saludo,
    Saray García.

  4. albrahid dice:

    Y por favor ya no me enviéis mas información, pues de nada sirve estar conectados con vosotros , de tal forma que me quieran decir que 2+2=5 o peor aun que 2+2=3. ADIÓS.

  5. albrahid dice:

    Me parece impresentable la falta de información de uds. Hace dos años atrás se encontraron partículas de polen de plantas del medio oriente propias de la época entre el año 40 al 120, de la era Cristiana , por tanto refuta lo de la confección de la sabana en edad media. Entonces ningún medio publicito la reconfirmacion de la veracidad de la sabana respecto de pertenecer al siglo I.

    No es primera vez que me molesto por la presentación de información manipulada vergonzosamente por vosotros, para sustentar vuestros intereses ideológicos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top