Ser cristiano en el siglo II

martires

Por lo que la Historia nos ha transmitido y enseñado, todo parece indicar que ser cristiano en el siglo II no debía de ser nada fácil y más, por lo visto, si vivías en la Galia ocupada. En el año 177 los residentes que vivían, para ser exactos, en Lyon y Vienne sufrieron una tremenda y sangrienta persecución que no sólo les quitaba privilegios públicos, sino que acabó con muchos de ellos torturados y arrojados a las bestias.

Es verdad que son de sobra conocidas las historias de persecución de cristianos a lo largo y ancho del Imperio romano pero, ¿por qué parece que se ensañaron con ellos precisamente en ese año y en esa región en concreto? La respuesta también tiene un carácter global, aunque aquí se haya vuelto quizá un poco más encarnizada.

El hecho es que por aquel entonces existía la creencia de que todo aquel que seguía la fe cristiana y que pertenecía a esta comunidad religiosa, participaba con regularidad en orgías incestuosas y, además, consumía carne humana.

Una argumentación que podría dar respaldo a esta convicción que parece que compartían la gran mayoría de los paganos, puede residir en la inicial idiosincrasia que presidía los primeros oficios cristianos. No es necesario ser demasiado avispado para darse cuenta de que el hecho de que se llamasen entre ellos “hermanos y hermanas” y de darse mutuamente “el beso de la paz”, así como el principal ritual cristiano de “beber la sangre de Cristo” y de “comer su cuerpo” hace que sea muy probable que fuesen éstas las causas que fomentasen todos estos rumores.

Sin embargo, y a pesar de la cruel y sangrienta persecución así como de las inhumanas acusaciones, estas no consiguieron frenar el auge del cristianismo y, apenas 200 años después, la religión de Cristo se había convertido en la dominante en todo el Imperio.

Publicado en: Edad Antigua, Historia de Roma

Tags: ,

Imprimir Imprimir




1 comentario

Comments RSS

  1. anya dice:

    Este post da pistas para pensar la historia del cristianismo no ya desde los cristianos, sino desde quiénes no lo eran. Sería una perspectiva interesante para profundizar…

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top