La historia del mecenazgo

Florencia

A lo largo de la Historia, una de las más importantes formas de financiación para los artistas (aunque no sólo para ellos, sino para todas aquellas personas que trabajasen para el crecimiento de la sociedad, la cultura y la ciencia) fue aquélla que se fundamentaba en el patrocinio de éstos por alguien con los recursos monetarios necesarios para ello, de tal forma que los primeros obtuviesen protección y, del mismo modo, pudiesen dedicarse en cuerpo y alma a sus obras sin tener que preocuparse por este tipo de asuntos materiales.

Este tipo de “apoyo” es cierto que bien puede ser en forma de dinero o, por el contrario y sobre todo en los primeros tiempos, en forma de especies (por ejemplo comida o un sitio donde pudiesen vivir).

Apareció como tal durante la época del Renacimiento, llegando a ser a lo largo de este período una práctica muy extendida. En este sentido, han pasado a los anales de la Historia familias enteras que formaron parte de este fenómeno, tan conocidas como la de los Borgia o los Médicis quienes dieron sustento y amparo a algunos de los artistas más importantes de su tiempo e, incluso, de toda la Historia del Arte. A este respecto, genios de la talla de Leonardo da Vinci se beneficiaron de estas prácticas.

No obstante, es preciso hacer una importante distinción ya que siempre existió cierto tipo de apoyo económico por parte de unos hacia otros pero, lo que ocurre es que en el Renacimiento se da a otros niveles. Hasta ese momento, se financiaban las obras que iban dirigidas a cumplir una determinada función pública, religiosa o política mientras que, ahora, se hace para satisfacer el prestigio personal. Es por ello por lo que el mecenas (que suele pertenecer a la burguesía mercantil o a la aristocracia) comenzará a ser parte participante de la obra y, por tanto, de la Historia.

Como consecuencia directa, los artistas abandonan el monopolio que hasta entonces ejercía sobre ellos la Iglesia, dejan a un lado su rígida estructura gremial y empiezan a disfrutar de un determinado estatus social.

Publicado en: Edad Moderna

Tags:

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top