Carinhall, residencia de Göring

Carinhall, residencia de Göring

Hermann Göring fue el lugarteniente de Hitler y comandante supremo de la Luftwaffe, tuvo su residencia en una gran finca al noroeste de Berlín, Carinhall, la cual se convirtió en museo y lugar de destino de muchos de los tesoros apropiados por las tropas nazis.

En 1933 el estado prusiano donaba unos terrenos a Hermann Göring en calidad de Ministro Presidente de Prusia, para su uso y disfrute con carácter vitalicio. Göring en persona había elegido la propiedad por su proximidad a Berlín y por ser una zona boscosa rica en caza, que más tarde él convirtió en una reserva con raras especies animales como bisontes, halcones o caballos salvajes.

Hermann Göring encargó al arquitecto Werner March la construcción de un pequeño pabellón de caza al estilo de los vistos en los bosques de Suecia y donde el lugarteniente pasaría los fines de semana además de invitar a sus colegas a cazar.

Esta primera residencia sería una cabaña de madera con suelo rústico al estilo alemán precedida por un patio de piedra. Su interior dividido en dos niveles constaría de una chimenea de piedra con vigas de madera, un comedor, cocina, el estudio de Göring con una gran terraza y dos habitaciones de invitados con baño.

El líder nazi decidió construir en ese mismo lugar un mausoleo a la memoria de su esposa fallecida en 1931 y enterrada en su país de origen Suecia, para lo cual trajo su cuerpo a la que sería su última residencia y a la que llamó Carinhall en homenaje a su nombre, Carin Göring. El 19 de julio de 1934 un gran cortejo fúnebre presidido por el Führer acompañó al ataúd de Carin que iba cubierto con la bandera de la esvástica y que fue introducido en el mausoleo construido con tal fin en un claro del bosque y presidido de varios menhires de granito rojo con los escudos de Göring y de Carin.

La importancia de Göring fue creciendo como mano derecha de Hitler y Carinhall sirvió para recibir a grandes adeptos al régimen, es por ello que con autorización del Führer su lugarteniente logró los fondos para la construcción de una gran residencia que reflejase el poder del Tercer Reich.

En el plazo de 10 meses y a cargo de los arquitectos Friedrich Hetzelt y Tucher, Carinhall es reconstruida y ampliada dejando de ser un simple pabellón para convertirse en una gran mansión rodeada de bosques. El edificio principal de dos plantas estaba flanqueado por dos alas, Göring y su segunda esposa Emmy vivían en el edificio central, su dormitorio se encontraba en el primer piso y tenía una gran cama dosel presidida por un cuadro de Cranach.

En el sótano de esta parte central disponían de un cine, una bolera y una cervecería bávara. En el ático se había instalado una gran maqueta de trenes que era dirigida por Göring sentado en un sillón de cuero rojo, atracción que gustaba de enseñar a sus visitas oficiales.

En el ala izquierda adosada al edificio central se encontraba un salón de música, una biblioteca y un gimnasio con sauna y piscina cubierta; el ala derecha era la parte para invitados y contaba con las habitaciones, el comedor, cocina y alojamientos para el servicio.

Todo el complejo se abría ante un gran patio central al que se accedía desde una avenida enmarcada por dos hileras de antiguos árboles, así mismo toda la mansión estaba rodeada de jardines con estatuas de bronce de animales a tamaño natural. En los jardines se encontraba también una cancha de tenis y un polígono de tiro, además de una terraza de piedra que daba acceso a un lago cercano.

Ante el avance de las tropas soviéticas las obras de arte contenidas en Carinhall se empezaron a trasladar en enero de 1945, llenando con ellas tres trenes especiales, el inventario ascendió a 1.375 cuadros, 250 esculturas y 168 tapices.

El personal fue desalojado por orden de Hitler el 20 de abril de 1945 y el 28 del mismo mes Carinhall fue dinamitado por un equipo de demolición de la Luftwaffe para evitar que cayera en manos del Ejército Rojo.

En los días posteriores a la entrada de las tropas del Este, el área de Carinhall fue removida buscando obras de arte y el sarcófago de Carin Göring profanado intentando encontrar joyas u objetos de valor.

Imagen: Din-Bog

Publicado en: Edad Contemporanea

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top