La Revolución Industrial del siglo XIX

Revolución Industrial

En la segunda mitad del siglo XIX se inicia en Inglaterra una profunda transformación de la estructura económica que trajo aparejada la trasformación de la estructura social y política del país, extendiéndose luego a varios países de Europa. Estamos hablando ni más ni menos que de la Revolución Industrial, proceso que se apoyó en tres grandes acontecimientos: crecimiento de la población, incorporación de materias primas en la producción y el descubrimiento de nuevas fuentes de energía que facilitaban la elaboración de dichas materias primas.

A estos acontecimientos se le suman otras cuestiones relevantes para la revolución: Crecimiento y desarrollo de las técnicas, acumulación de capital para invertir, aplicación de nuevas técnicas agrarias, crecimiento de las inversiones, aparición de nuevos sistemas de cultivo, nueva maquinaria agraria como la sembradora mecánica y nuevas técnicas químicas para mejorar la composición del suelo. Además crece el comercio interior y exterior: los propietarios agrícolas comienzan a proyectar sus ventas hacia otras regiones y países, los empresarios ingleses se encontraban muy entusiasmados por los avances y comenzaron a invertir cada vez más, y la aparición de nuevas fuentes de energía hicieron que la revolución sea inminente.

Uno de los historiadores marxistas más importantes del siglo XX, Eric Hosbawm, afirmaba en su libro “La era de las Revoluciones” que el motor inmediato de la Revolución Industrial había sido la industria del algodón. Este sector, junto con el siderúrgico, fue uno de los primeros en revolución su tecnología a finales del siglo XVIII. Los grandes cambios en la industria algodonera suponían abundante materia prima, que a su vez era más que barata y también la renovación de las técnicas que permitían una mayor concentración industrial. Por ello se consideró que el algodón fue la primera materia prima de Inglaterra.


En lo que al transporte respectaba, hubo innovaciones por demás. Se crean nuevas vías para el ferrocarril, aparece el carruaje a vapor y el primer tren de pasajeros en el año 1830, que recorría Manchester hasta Liverpool. En transporte fluvial también tuvo sus avances, construyéndose una nueva red de canales por casi todo el país.

La Revolución, como te comentábamos al principio, modificó todo el sistema social de Inglaterra. Cambiaron los estamentos: aparece la sociedad de clases, cuya cúspide la ocuparan los ricos: los burgueses y las populares estarán dominadas por los obreros, cuyas condiciones laborales eran deplorables. Este último punto fue propedéutico para que la Revolución alcanzara su etapa más ferviente, loó que provocó revueltas y protestas, huelgas y desorden en las calles, sin embargo eso no bastó ara que años más tarde se constituyera el capitalismo monopolista, que, formado por grandes empresarios, comenzaron a dominar la economía no solo inglesa, sino europea.

Foto vía: revoluc-indus.

Publicado en: Edad Contemporanea

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




12 comentarios

  1. muiui dice:

    Muchas gracias, muy buena información

  2. HEIDY dice:

    ESTO ME SIRVIÓ DE MUCHO
    #GRACIAS

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top