El béisbol femenino en la Segunda Guerra Mundial

All American Girl Baseball,

La Segunda Guerra Mundial resultaría un momento realmente transcendental para la figura de la mujer. En EEUU, a medida que los hombres se inscribían o eran llamados a las filas de las fuerzas armadas, las mujeres tomaban otro papel que nunca antes se les había dejado representar.

Muchos trabajos especializados que habían ignorado la figura de la mujer, poco a poco se vieron obligados a tomar a estas dispuestas féminas para intentar hacer sobrevivir la economía.

Todos los sectores vieron una apertura a ellas que poco a poco dejaba a un lado su rol de débil. Todos los sectores, incluso el deporte; y es que la entrada en la Segunda Guerra Mundial también cambiaría el béisbol.

Como muchos de los hombres que habían formado parte de los equipos estaban alistados, se creó la All American Girl Baseball, la primera Liga Profesional de Mujeres. Una liga que respetaría los reglamentos de béisbol masculino, aunque las distancias menguaron con la finalidad de facilitar la transición de las jugadoras.

La mayoría de estas jugadoras fueron contratadas directamente por ojeadores enviados por la Liga. Estás eran simples aficionadas a pequeñas ligas softball.

Se formaron en un inicio cuatro equipos y así, la liga comenzó en 1943. No obstante, al año siguiente, y debido al gran éxito obtenido, la liga se ampliaría hasta en seis equipos, algo que iría creciendo en los años posteriores pues lo cierto es que para 1946 ya habían ocho equipos.

El éxito del juego de estas mujeres se veía fuertemente incrementado por los uniformes que estas lucían en los partidos. Faldas cortas y shorts bastante provocativos. Además, durante los partidos, se realizaban pruebas en las que las jugadoras rifaban besos entre los hombres. Así pues, aunque se contrató a estas mujeres para seguir la tradición de un deporte que movía masas, lo cierto es que se aprovecharon sus atributos para llegar de una forma poco limpia al corazón de los hombres, muchos de ellos reacios a que las mujeres pudieran jugar en una Liga Profesional.

Las jugadoras contaban con buenos salarios, entre 55 y 125 dólares a la semana, algo que sí las equiparaba a muchos jugadores varones. Además, también percibían gastos de viaje por 2,25 dólares diarios para comidas.

La liga permanecería activa hasta 1953. Posteriormente, todos los recuerdos de esta época fueron integrados en el Salón de la Fama de Cooperstown, New York. Allí, más de 550 nombres figuran en una placa llamada “Women in Base Ball”, algunos muy conocidos como Dorothy “Dottie” Kamenshek, Rose Gacioch o Sophie Kurys.

Otros enlaces de interés relacionados con mujeres que hicieron Historia:

Publicado en: Curiosidades de la Historia

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top