El duelo, una forma de restaurar el honor

Duelo_pistola

El duelo es un combate o justa que gozó de gran fama y práctica desde el siglo XV hasta el siglo XX en las sociedades occidentales. A grandes rasgos, se trataría de un combate entre dos caballeros, los cuales utilizan armas mortales con el fin de restablecer el honor de cualquiera de estas partes. Ambos van acompañados por padrinos, los cuales en un momento dado podrían luchar o no entre sí.

Hablamos de una época en la que por encima de cualquier bien material, el honor y la honra de una familia era lo más importante. Así, aunque la muerte llegara con dicho duelo, el ofendido elegía entre una muerte digna o el escarnio público, quedándose evidentemente con la primera.

Aunque parezca lo contrario, el fin principal del duelo no era por tanto matar al oponente. Iba mucho más allá, se trataba de intentar lavar el insulto a su honor, y si con ello la otra persona debía morir, así sería. Al poner su vida en juego para defender su propio honor, este ya quedaba completamente restaurado.

Estos duelos se realizaban al principio con espadas de duelo europeas, no obstante, a partir del siglo XVIII, se comenzaron a usar las pistolas. Así, se fabricaban cajas, muy hermosas, con dos pistolas de duelo exactamente iguales. Estas cajas eran llevadas por los nobles ricos en sus viajes, por si era necesario usarlas.

El hombre ofendido debía reaccionar con un gesto característico que iniciara el duelo, un gesto ofensivo que la otra persona no podría pasar por alto. Se solía pegar en la cara del ofensor con un guante, o se tiraba el mismo guante al suelo, delante de sus pies. Esto ya era una señal inequívoca de que el duelo era lanzado.

pistolas

La figura del padrino era realmente importante. No sólo implicaba confianza, tanto por ofendido como ofensor. También entrañaba una serie de responsabilidades, pues eran escogidos en calidad de Testigo de fé. Tenían por tanto que verificar las armas y las reglas. Además, si su representado moría, debía encargarse de su cuerpo.

El duelo podía ser de varias clases. Tenemos por ejemplo el duelo “a la primera sangre” en el cual todo finalizaba cuando alguna de las dos partes resultaba herida, aunque no fuera de muerte.

En el duelo “severamente herido”, se esperaba hasta que alguno de los dos fuera herido de gravedad, y por tanto, incapacitado para seguir.

Por último, el duelo “a muerte”, el ofendido consideraba que su honor no sería restaurado si no era con una muerte.

Los duelos con pistola comenzaban con ambos, ofendido y ofensor, de espaldas el uno al otro. Comenzaban a andar un serie de pasos establecidos, y al finalizar dichos pasos se daban la vuelta y disparaban.

A partir de las últimas décadas del siglo XX, los duelos comenzaron a considerarse ilegales, asesinato en primer y segundo grado, en la mayoría de los países. Así pues, comenzó a dejarse de usar este método para restaurar el honor de una persona o familia.

Otros enlaces de interés:

Foto:  guardiacivil.es

Publicado en: Curiosidades de la Historia

Tags:

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top