El milagro económico de Wörgl

Dinero libre

En 1932 el mundo vio atónito el primer “experimento de la moneda libre” en Wörgl, Austria. En una época en la que la crisis económica mundial desplegaba sus insoportables consecuencias, nos encontramos con un comercio en el que las actividades comerciales disminuían un 60%, el flujo internacional del capital retrocedía un 90% y el paro aumentaba de manera desorbitada. El hambre asolaba regiones enteras y no parecía tener fin.

En estos momentos, encontrarse con ciudades sumidas en un paro absoluto no era nada raro. Wörgl era un ejemplo de estas terribles consecuencias. La mayoría de los habitantes habían perdido su trabajo y la pobreza inundaba las calles dejando un paisaje totalmente desolador.

Fue en ese momento cuando el alcalde de esta localidad, Michael Unterguggenberger, decidió poner solución introduciendo un experimento monetario que no tardaría en dar resultados asombrosos. Si bien es cierto que las bases del dinero de circulación garantizada ya habían sido establecidas previamente por la teoría de la economía libre, el mejor ejemplo fue el que este pueblo de Austria mostró al mundo.

Tras darse cuenta de que la economía se estancaba sin una circulación de dinero, introdujo lo que podría llamarse dinero local (o dinero libre). La principal característica de estos billetes era que con el paso del tiempo perdían valor, al igual que cualquier otro bien. El concepto era sencillo, si el billete iba perdiendo valor a medida que pasaba el tiempo (1% mensual), la gente lo gastaría antes y por tanto habría mayor liquidez, más dinero circulando por los negocios del pueblo.

Las normas declaraban que cada mes estos billetes tenían que ser sellados, de forma que perderían automáticamente un 1% de su valor inicial. Según palabras del propio alcalde, el dinero se acumulaba en unas pocas manos. Se escapaba de los que generaban la riqueza estancándose en pocas personas que no volvían a ponerlo en circulación, más bien lo usaban como medio de especulación.

Las personas que aun contaban con trabajo podían aceptar cobrar su sueldo con esta moneda local o no, era totalmente opcional. Así, los comercios también tenían la libertad total de elegir si adherirse a este experimento o no. Por otro lado, el alcalde se comprometió a crear nuevos puestos de trabajo llamando a todas esas personas que estaban en paro, y pagándoles la totalidad del sueldo en este nuevo billete local. La aceptación fue francamente buena.

La circulación del dinero aumentó de una manera vertiginosa. Los comercios comenzaron a activar sus ventas, ya que los trabajadores no querían que su dinero perdiera ni un poco de su valor. La economía volvía a funcionar y poco a poco este círculo comenzó a generar dinero suficiente para poder invertir en infraestructuras dentro de la propia comunidad, algo que hizo reducir aun más el paro (un 14%).

El caso de Wörgl pronto comenzó a sonar en otras partes del mundo. Núcleos urbanos que miraban con asombro la evolución de esta localidad y que se planteaban poner en circulación su propio dinero libre. Sin embargo, en 1933 las autoridades austríacas impusieron una prohibición al uso de este dinero libre. Al parecer, estas autoridades consideraban el experimento como una auténtica locura, una locura que además infringía el derecho exclusivo del Banco Nacional Austriaco de generar los recursos monetarios.

Los ciudadanos de Wörgl apelaron contra esta prohibición, pero perdieron: aun así decidieron seguir usando su querido dinero libre. Finalmente, las autoridades austriacas amenazaron con emplear la violencia si no se cesaba el experimento de inmediato. Momento en el que el alcalde de Wörgl se vio obligado a retirar su dinero de libre circulación y seguir empleando las monedas del país, no sin antes declarar que se sentía orgulloso de haber mandado un mensaje claro de que existían otras maneras de proceder.

Más información sobre crísis mundiales:

Publicado en: Curiosidades de la Historia, Edad Contemporanea

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top