La División Azul, combatientes españoles en la II Guerra Mundial


La División Azul, cuyo nombre oficial era División Española de Voluntarios, fue la aportación que el régimen de Franco hizo a la Segunda Guerra Mundial.

Inicialmente pensada como unidad falangista, por ello el adjetivo “azul”, fue configurada bajo mando militar, comandando la formación el general Muñoz Grandes y encargándose Moscardó, el prestigioso “héroe del Alcázar”, de dirigir el reclutamiento.

Las fuerzas que la formaban eran: 18.693 hombres, de los cuales 641 eran oficiales, 2.272 suboficiales y 15.780 soldados y una escuadrilla aérea compuesta por 26 oficiales, 4 suboficiales y 81 soldados.

Combatió en Rusia dos años, del 12 de octubre de 1941 al 12 de octubre de 1943, en el seno del ejército alemán. Sus enfrentamientos tuvieron lugar en el sector norte del frente, primero en la región de Novgorod, ante el río Voljov que llegó a pasarlo, en las proximidades del lago Ilmen y a partir de septiembre de 1942 participó en la lucha en Kolpino, arrabal industrial de Leningrado.

La División fue retirada por presiones de las diplomacias norteamericana, con el embajador Carlton Hayes al frente, y británica, en manos de homólogo Samuel Hoare. Sin embargo quedó en Rusia un contingente de poco más de dos mil hombres para mitigar el efecto que pudiera producir su retirada y repatriación entre los alemanes.

Estos soldados formaron una nueva unidad que recibió el nombre de Legión Azul, participaron en enero de 1944 en el frente de Kostovo, a medio camino entre los dos frentes donde había participado la División Azul. Por aquel entonces la situación del ejército alemán en el sector norte del frente ruso era ya muy precaria y la gran ofensiva soviética de invierno obligó a la retirada general.

La Legión Azul participó en los combates de repliegue y de nuevo, debido a la presión y acción diplomática aliada, fue repatriada en su totalidad.

La División Azul sirvió en su momento como efectivo elemento propagandístico del régimen surgido de la Guerra Civil, al mismo tiempo actuó como cauce para las ansias belicistas de muchos falangistas y en el plano material, esta aportación a la guerra de Hitler sirvió para reducir el monto total de la deuda que España tenía con Alemania.

Foto vía: El País

Publicado en: Edad Contemporanea, Historia de España

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top