La primera ceremonia de los Óscars

oscars

El 16 de mayo de 1929 tuvo lugar la primera ceremonia de los premios Oscar de la Academia del Cine, que se celebró en el Hotel Roosvelt de Hollywood. Fue el único año en el que los Óscar premiaron varias actuaciones y, en él, fue Janet Gaynor quien ganó la estatuilla a la Mejor Actriz por su actuación en “Amanecer”, “El séptimo cielo” y por “El ángel de la calle”, mientras que Emil Jannings ganó el óscar al Mejor Actor por “El destino de la carne” y “La última orden”. Este último se vio obligado a recoger su galardón antes de la ceremonia, ya que tuvo que regresar a Alemania antes de que ésta se celebrara. En la misma edición, Charles Chaplin recibió un premio especial.

La entrega de premios, que transcurrió sin sobresaltos ya que se conocían los nombres de los premiados desde el 18 de febrero, tan sólo evaluaba las películas estrenadas en la ciudad de Los Ángeles y que se habían presentado dentro del periodo que iba desde el 1 de agosto hata el 31 de julio del año anterior a la ceremonia de entrega. No sería hasta 1933 cuando se prolongó el plazo hasta el 31 de diciembre de 1932.

Esta condición de que las películas deben haber sido proyectadas en Los Ángeles provocó que el propio Chaplin no obtuviera el premio a la Mejor Banda Sonora por «Candilejas» hasta 1973, cuando el genial artista contaba ya con 83 años, aunque esta se había realizado en 1952.

La historia también rodea a la creación de la estatuilla dorada, que representa un hombre desnudo con una espada que aguarda de pie sobre un rollo de película con cinco radios. Cada radio simboliza una de las cinco ramas originales de la Academia: actores, guionistas, directores, productores y técnicos. Fue creada por Cedric Gibbons, escenógrafo de la Metro Goldwyn Mayer, en 1928. A partir de 1931 se conocería popularmente con el nombre de Óscar desde que, según se cuenta anecdóticamente, Margaret Herrick, bibliotecaria de la Academia, exclamó al verla que se parecía a su tío Oscar.

Pero, en sus orígenes, las estatuillas eran de bronce macizo bañado en oro. Excepcionalmente se fabricaron en yeso, en tiempos de guerra. Una vez superada la crisis, sus dueños pudieron cambiar esos premios temporales por las clásicas estatuillas doradas.

Foto Vía: vayacine.com

Publicado en: Edad Contemporanea

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top