La Conferencia de Guayaquil entre San Martín y Bolívar

San Martin y Bolivar

La Conferencia de  Guayaquil fue una reunión que tuvo lugar el 26 de julio de 1822, en Santiago de Guayaquil, Ecuador, entre el General argentino José de San Martín, líder del movimiento independentista sudamericano, y Simón Bolívar, caudillo y político venezolano, para discutir el futuro de Perú.

San Martín había llevado su ejército desde el norte de Chile a Perú, en un intento por liberar a este país del Imperio Español. Mientras San Martín aseguraba la independencia de Chile y estudiaba la posibilidad de dirigirse a Perú, Simón Bolívar había realizado acciones similares de liberación en el norte de América Latina. Bolívar había liberado Venezuela y Colombia de los españoles, y ahora concentraba su atención hacia el sur, en dirección a Perú, las últimas posiciones españolas realmente poderosas del continente sudamericano. Se había decidido que San Martín y Bolívar no podían tomar Perú a la par, y se reunirían para conversar. Así como en Perú, ambos hombres tenían sus ojos puestos en una ciudad portuaria de Ecuador, Guayaquil. Ambos la veían como valiosa, y deseaban convencer a sus habitantes de sumarse a su causa.

Eventualmente, Bolívar la ganó de mano y pudo anexar Guayaquil a Colombia. Era sobre este punto que ambos generales deseaban reunirse para evitar un “escándalo humillante” (en palabras de San Martín).

San Martín arribó a Guayaquil el 25 de julio, donde fue entusiastamente saludado por Bolívar. No obstante, no lograron llegar a un acuerdo, a pesar de sus metas comunes y mutuo respeto, aún cuando San Martín ofreció servir bajo el mando de Bolívar. Ambos hombres poseían ideas muy diferentes acerca de cómo organizar los gobiernos de los países que habían liberado. Bolívar se mostraba a favor de organizar una serie de repúblicas en las nuevas naciones independientes, en tanto San Martín prefería el sistema europeo de gobierno, y entregar el poder a una monarquía. San Martín también se mostraba a favor de situar un príncipe europeo como Rey de Perú cuando este fuera liberado. La conferencia, consiguientemente, fue un fracaso, al menos para San Martín.

Tras reunirse el 26 de julio con Bolívar durante varias horas, San Martín disfrutó de un banquete en su honor. Bolívar propuso un brindis por “los dos hombres más importantes de Sudamérica: el General San Martín y yo”, en tanto San Martín bebió por “la pronta conclusión de la guerra; por la organización de las diferentes Repúblicas del continente y por la salud del Libertador de Colombia”.

Tras la conferencia, San Martín renunció a sus poderes en Perú y regreso a Argentina. Poco después partió a Francia, retirándose de la actividad militar.

San Martín sabía que las fuerzas españolas aún presentes en Perú eran demasiado ponderosas para su ejército o el de Bolívar por separado. Fue por este motivo que entregó sus fuerzas a Bolívar con el propósito que las usara para liberar Perú, misión que el caudillo venezolano logró concretar con las nuevas tropas varios años después.

Foto vía: kalipedia

Publicado en: Edad Contemporanea, Historia de América

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




5 comentarios

Comments RSS

  1. OMAR dice:

    BOLIVAR TUVO LA ULTIMA PALABRA PERO NUNCA ESTUVO A LA ALTURA MORAL DE SAN MARTIN , POR LO TANTO EL RESULTADO FUE MEDIOCRE.

  2. carlos herrera dice:

    Está probado por la historia las pretenciones de Bolívar de ser presidente vitalicio con derecho a designar sucesor. Así, no fueron exactamente las rivalidades ni el pitiyanquismo de Paez,como se diría ahora, lo que provoco la disolución de la Gran Colombia. Ni las ideas de Bolívar ni las de San martín satisfacian los deseos de la gente: Libertad y democracia. Bolívar dió libertad pero quiso apoderarse del poder de formaa vitalicia, por eso estamos como estamos.

  3. Elvis dice:

    No hace falta una monarquía constitucional para ser una potencia (Vease Estados Unidos o la desaparecida Unión Soviética), realmente es inservible y en cuanto a una unión sudamericana fue una idea del mismo Bolívar (vease Gran Colombia) pero las rivalidades entre los diferentes caudillos sudamericanos por sus intereses personales destruyeron esa posible realidad.

  4. Se pudo pensar mas en una América del Sur Unida y la formación de un gobierno federal. Cada una de las actuales repúblicas debieron considerarse como estados autónomos y de esa manera se aprovecharían mejor los adelantos por venir.

  5. keizzer dice:

    me pregunto si hubiera sido mejor una monarquía constitucional en sur américa.. asi no hay presidentes locos ni reyes locos.. america seria una buena potencia ahora :l

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top