El Partido Nacional Socialista en el Gobierno de Alemania

Nazis en el poder

En enero de 1933 el NSDAP – el Partido Nacional Socialista– llega al poder en Alemania al ganar las elecciones.

A partir de entonces se pondrán en marcha diversas medidas para desmantelar la República de Weimar y construir un nuevo Estado totalitario.

La noche del 27 de febrero de 1933 el Reichtag – el Parlamento alemán- se incendia. Se acusa de ser el responsable a un miembro del Partido Comunista. Hitler alimenta el miedo de las clases acomodadas y sostiene que se trata de la señal de inicio de una ofensiva revolucionaria.

Ante la situación de pánico generada, el NSDAP decide aprobar con carácter de emergencia el “Decreto para la defensa del pueblo y del Estado” en virtud del cual se ilegalizará primero el Partido Comunista y progresivamente todas las otras fuerzas políticas del país. Los militantes comunistas y socialistas serán los primeros en ser enviados a los campos de concentración.

En Abril de 1933 entran en vigor las primeras leyes antisemitas. Los funcionarios y los militares de origen judíos serán expulsados de sus puestos de trabajo. Las Leyes de Nüremberg relegarán a los judíos alemanes a una ciudadanía de segunda categoría. Se les incapacitará legalmente para casi todo y deberán llevar distintivos en la ropa que los identifiquen. Se prohíben también los matrimonios mixtos entre alemanes y judíos. De esta manera se configura el nuevo estado racial.

El verano de 1933 se firma un concordato con la Iglesia Católica con el objetivo de conseguir su respaldo. Por su parte el Movimiento de los Cristianos Alemanes dará apoyo al autoritarismo entre las comunidades protestantes.

El Partido nazi también se hará con el control del ejército. Aprovechando la situación de fuerza Hitler decidirá deshacerse de algunos compañeros de partido incómodos.

En junio de 1934 comienza la persecución contra las milicias de las SA. Se trata de sectores vinculados a Ernst Röhm, un destacado líder del NSDAP que hacía sombra a Hitler. Se les acusará de tener simpatías ‘izquierdistas’ y durante la ‘noche de los cuchillos largos’ serán asesinados. Los locales de esta organización paramilitar serán clausurados y las SS pasarán a ser el nuevo grupo de choque del régimen.

En este contexto de violencia generalizada muchos optaron por abandonan el país, especialmente aquellos que se lo pudieron permitir: intelectuales, funcionarios, profesionales liberales…

En marzo de 1935 Hitler rompe las cláusulas del Tratado de Versalles y comienza a rearmar al ejército alemán.

Paradójicamente aquel año 1936 los Juegos Olímpicos tendrán lugar en Berlín. En breve comenzará una escalada de la violencia que dará lugar a la Segunda Guerra Mundial y que hará volver al planeta su mirada sobre Alemania por otras razones muy diferentes al deporte.

Foto vía: Bundesarchiv

Publicado en: Edad Contemporanea

Tags: , , ,

Imprimir Imprimir




1 comentario

  1. decarao dice:

    Siempre nos pintaron que los buenos ganaron la guerra no fue asi el tiempo se encargaria de demostrarnos con dolor que no fue asi, con alemania se perdio la oportunidad de libertad para la humanidad pero las cadenas de los judiossionistas fueron astutamente mas fuerte,ahora la esperanza para una humanidad libre es vladimir putin

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top