Mussolini y el origen del fascismo en Italia

Benito Mussolini

Italia formó parte del bando aliado durante la Primera Guerra Mundial. Desde 1870 el país transalpino había podido vivir unificado, aunque su economía no había crecido demasiado, sobre todo la zona sur. El norte de Italia sí era bastante próspero, gracias a su reciente industrialización. Parte de culpa de este contraste lo tenía un poder legislativo bastante corrupto.

Desde su formación, Italia había sido una monarquía constitucional, hasta que en 1912 llegaron las primeras elecciones en un país que dividió sus bandos políticos entre los socialistas y los católicos. El Tratado de Versalles, que repartió los territorios tras la Primera Guerra Mundial, no dejó muy contentos a los italianos, quienes pensaban que se merecían algo más.

A decir verdad, en aquella guerra murieron más de 600.000 soldados italianos, por lo que no se fue demasiado justo con Italia. Esto dio lugar a problemas internos en el país, sobre todo con su economía, ya que aumentó el desempleo, el coste de la vida y la deuda pública. ¿Cuál fue el resultado de todo esto?.

Como era de esperar, los trabajadores tomaron las fábricas en 1920, y la amenaza de la llegada al poder del comunismo parecía evidente. En esas revueltas de los trabajadores participó activamente un tal Benito Mussolini.

A pesar de que sus orígenes fueron socialistas, Mussolini no estaba para nada de acuerdo con la neutralidad que parecía tomar su partido, incluso en la Primera Guerra Mundial. Benito pensaba que el nacionalismo y la guerra eran la única manera de garantizar el triunfo de la revolución. Por eso, cuando Italia entró en guerra, Mussolini se unió al ejército.

Desencantado de los éxitos otorgados a Italia en el botín de guerra, Mussolini fundó con algunos compañeros más en 1923 el Fascio di Combattimento, adoptando el uniforme negro. Las primeras consignas de aquel primer fascismo de Mussolini fueron su lucha por dejar a las mujeres votar y que la jornada laboral se redujera a ocho horas diarias.

Sin embargo, estas proclamas no atrajeron a la sociedad italiana, que buscaba algo más. Fue el momento de la acción, cuando entró en juego la famosa Squadra Fascista, un grupo de matones que echaban abajo a los alborotadores, eso sí, sin cometer ningún asesinato. Los grandes industriales, terratenientes y el ejército comenzaron a apoyar el fascismo.

La Squadra o Camisas Negras empezaron a controlar las calles de las principales ciudades italianas. Poco a poco Mussolini consiguió llegar a Roma, y allí el rey le nombró primer ministro. En sus primeros años como Primer Ministro Mussolini no hizo grandes cambios.

Sin embargo, tras una amenaza verbal de un miembro socialista del parlamento, la historia cambió su curso. En 1924, Giacomo Matteotti sacó a la luz algunas fechorías de los fascistas, y como resultado de ello los hombres de Mussolini lo secuestraron y lo mataron. Los católicos y liberales, con la esperanza de que Mussolini dimitiera, se negaron a asistir al parlamento tras el asesinato.

Fue el momento en el que Mussolini suprimió los medios de comunicación, abolió a los partidos opositores y comenzó a gestar el fascismo totalitario. Era el año 1926 e Italia comenzaba a cambiar su historia.

Foto Vía Taringa

Publicado en: Edad Contemporanea

Tags: , , , , , , , ,

Imprimir Imprimir




2 comentarios

Comments RSS

  1. 895ilusu dice:

    Lo necesito para un trabajo de historia y no puedo copiar y pegar :/ que mal.

  2. jan dice:

    sos un capo, me re ayudaste, me quedo todo mas claro

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top