Jaime I, el rey de dos cabezas

jaime-i-el-conquistador

Con éste de hoy continuamos con el apartado en el blog dedicado a las curiosidades de la Historia, donde intentamos mostraros acontecimientos que llamen la atención por lo sorprendente de los hechos, y en parte por no ser demasiado conocido, pero sobre todo, que tengan el suficiente interés como para darlo a conocer. Y una de estas curiosidades es la acaecida con los restos del antiguo rey Jaime I el Conquistador, el cual yace enterrado en el Monasterio de Poblet, pero en cuya ataúd encierra dos cabezas.

Heredero de la Casa de Aragón y del Imperio de Bizancio, también heredó los condados de Cerdaña y Rosellón y el Vizcondado de Fenolledas en Francia. Con tan sólo 6 años ya fue jurado como Rey de Aragón en el año 1213, siéndolo, además, más tarde, en el 1229, de Mallorca, y en el 1239, rey de Valencia, así como Conde de Barcelona, entre otros títulos.

Muy pronto dejó testado su deseo de ser enterrado en el Monasterio de Poblet junto a su padre Pedro II el Católico. Sin embargo, cuando murió, en el año 1276, sus restos fueron dados sepultura en la catedral de Valencia para dos años después ser trasladado y vivir su eterno descanso en la cripta del Monasterio de Poblet… o al menos así se pensaba, porque no fue ni mucho menos su último sepulcro ya que el Monasterio fue saqueado durante la Guerra de la Independencia española en el año 1809 por las tropas napoleónicas.

Después de su derrota, sin embargo, aquellos monjes fueron exclaustrados, y el monasterio acabaría por quedar abandonado, tiempo que aprovecharon los bandoleros y vecinos de territorios cercanos para hacerse con las escasas riquezas que en él quedaban y para abrir las tumbas de quienes allí estaban con la idea de que aquellos grandes monarcas tuvieron que ser enterrados con sus joyas.

Jaime I fue uno de los más perjudicados, pero junto a él otras tumbas fueron abiertas y exhumados sus restos. Unos y otros quedaron esparcidos por toda la iglesia, y sus restos mezclados.

Años después, bajo gobierno republicano, todos aquellos restos fueron recogidos y depositados en cajas de nogales, algunas de las cuales fueron llevadas a la catedral de Tarragona, como los del propio Jaime I, los de Fernando I de Antequera y los de Alfonso II el Casto. Allí permanecieron hasta que en 1952 fueron devueltos por orden de Francisco Franco al Monasterio de Poblet.

No obstante, cuando se abrieron los ataúdes, y en concreto, cuando se abrió el de Jaime I, el cuerpo estaba acompañado de dos cráneos. Ante la imposibilidad de saber cuál era la suya, finalmente se decidió volverlo a enterrar con los dos cráneos en el ataúd, y así permanece hasta el día de hoy, a pesar de los esfuerzos que se siguen haciendo por conseguir el permiso para investigar los restos y determinar a ciencia cierta, a quién pertenece cada uno de ellos.

Publicado en: Curiosidades de la Historia, Edad Media Alta, Historia de España

Tags:

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top