Los Templarios, eternos caballeros de Dios

Templarios

Los caballeros templarios eran un pequeño grupo de soldados quienes juraban defender a los peregrinos y a los lugares sagrados de la cristiandad en Tierra Santa. Tenían su sede principal en la Mezquita de Al-Aqsa en el Monte del Templo de Jerusalén, de la que tomaron su nombre, la Orden del Temple. Obtuvieron su reconocimiento oficial por parte del Papa en el Concilio de Troyes en Francia en el 1129. Florecieron en riqueza y poder hasta su disolución el viernes 13 de octubre de 1307.

La mayoría de los miembros de la Orden se sumaban a ella en la edad adulta, habiendo superado ya la veintena. Algunos se enrolaron en sus filas escapando de unas duras condiciones de vida en casa, como penitencia por sus pecados, o como una manera ideal de escapar de la justicia. Pero muchos de ellos entraban con el firme propósito de defender a los peregrinos en Tierra Santa.

Como muchos de los solicitantes a entrar en la Orden lo hacían porque creían que allí conseguirían llevar una vida fácil, sobre todo en una época como la Edad Media, en donde ser soldado era quizás lo mejor que te podía pasar, los pretendientes entraban en una fase de evaluación por parte de los Hermanos Mayores, quienes decidían si los aspirantes eran admitidos o rechazados.

Una vez aceptados, los caballeros templarios no podían llevar túnica o capa, debían cortarse la barba y llevar el pelo bien corto. La mayoría de ellos debían saber luchar antes de enrolarse en la Orden. Se esperaba que cada soldado se organizara a sí mismo, ya que los registros de los templarios encontrados hoy revelan muy poca evidencia sobre su formación militar. Se les prohibía también la caza.

Su vestuario estaba compuesto de unas polainas que les protegían las piernas, y un peto adornado con la cruz roja templaria, además de la armadura correspondiente. A principios del siglo XII la cabeza de los caballeros estaba protegida con un casco de metal, costumbre que ya no desaparecería.

Las armas de los Templarios eran las mismas que las de cualquier otro soldado. Una espada de doble filo, una lanza de 4 metros de largo y un escudo triangular. El adorno personal de las armaduras, las armas y los arneses del caballo estaban estrictamente prohibidos. Cada caballero templario disponía de un escudero para ayudarle en el mantenimiento del caballo y para asistirle antes de la batalla.

La demanda de caballos para los templarios era muy grande, con lo que en la mayoría de las ocasiones era el botín más preciado que lograban sacar tras sus victorias. Todo lo que llevaba el caballero templario pertenecía a la Orden, con lo que cualquier elemento que fuera dañado o perdido podía suponer el pago por parte del caballero.

Los caballeros templarios formaban un escuadrón antes de la batalla. Se dice que a menudo entonaban algún salmo antes de la contienda, La táctica más eficaz era la carga furiosa, para lo cual arremetían con todo contra el enemigo. Los musulmanes tenían gran temor de la carga templaria.

Publicado en: Edad Media Alta

Tags: ,

Imprimir Imprimir




9 comentarios

  1. lolo el perro caballero, con botas dice:

    yo soy de argentina y nunca habia leido un articulo tan malo sobre los caballeros templarios ,y creerme q he leido mucho,ya q estoy estudiando para profesor de historia e historiador ¿que pensais?porfa comentar es importante
    gracias,firmado:
    lolo el perro caballero,con botas

  2. tumama dice:

    SABEIS DE ALGUN SITIO DON SABER MAS COSAS OBRE LOS TEMPLARIOS ,AH Y LO DE ANTES IVA POR DANI ,SI ESE QUE ESCRIBE ESTA CON H, JAJAJA,NOTE OFENDAS

  3. sayan dice:

    seria un caballero templario a un que pierda la vida por la lealtad devocio y el honor

  4. DANIEL dice:

    HESTA EPOCA FUE MUY SANGRIENTA

  5. eddy garcia dice:

    hay que tener la mentalidad del pensamiento de esa epoca porque a veces cuando leemos una historia como esta tendemos a pensar como en la actualidad, por ejemplo «yo no hubiera sido soldado templario sabiendo que podia morir», recordemos que en ese tiempo se tenia virtudes como el honor,lealtad y devocion.

Top