La Ilustración en España durante el siglo XVIII

Siglo de las Luces

La corriente de pensamiento conocida como Ilustración nació en Francia durante el siglo XVIII a partir de las ideas del pensador inglés John Locke, al que se considera como el padre del Liberalismo y del Empirismo. Entre las principales premisas de la Ilustración estaba el papel fundamental de la razón sobre todas las cosas, y basa la felicidad en la capacidad de aprendizaje y conocimiento del individuo. Fue este movimiento el que propició que al siglo XVIII se le conozca también como el “Siglo de las Luces”.

Cierto es que la Ilustración tardó más tiempo en calar en España que en sus países vecinos, y fue tras la muerte de Fernando VI y la subida al trono de Carlos III (en la segunda mitad del siglo XVIII) cuando se le dio el impulso necesario. A pesar de la tardanza, seguramente fuese un proceso inevitable ya que España, Inglaterra y Francia han sido proclives a influenciarse entre si, y las ideas surgidas en uno siempre terminan por atravesar las fronteras. Las aulas de las universidades y las Reales Sociedades Económicas de Amigos del País fueron los principales medios de expansión de las ideas ilustradas, aunque es de justicia decir que no tuvieron tanto calado como en los países vecinos.

En España los principales abanderados de la Ilustración fueron las clases altas, especialmente nobles clérigos y burgueses, quienes abogaban por la reforma en determinados aspectos políticos y sociales. Los principales cambios enarbolados por el movimiento incluían el estímulo a la economía y la agricultura, la asimilación de las nuevas ciencias y la aplicación del Liberalismo. Los primeros escritos redactados en España e inspirados por la Ilustración son obra del Padre Benito Jerónimo Feijoo y su obra divulgativa sobre las teorías de Newton, al que seguirían otras figuras como Gaspar Melchor de Jovellanos, Celestino Mutis o Pedro Rodríguez de Campomanes.

El Siglo de las Luces trajo consigo la creación de numerosas instituciones dedicadas al conocimiento, como es el caso del Colegio de Cirugía, la Escuela de Ingenieros de Caminos, la Real Academia de la Lengua o el Jardín Botánico y Gabinete de Historia Natural. También se desarrollaron ciencias como la biología, la astronomía y la medicina, y prosperaron todo tipo de publicaciones divulgativas, tanto de literatura y crítica social como de ciencia.

– Más información

Publicado en: Edad Contemporanea, Historia de España

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top