La Batalla de las Espuelas de Oro

Battle_of_Courtrai

La batalla de Courtrai fue un conflicto librado entre las tropas de Felipe IV de Francia y las milicias flamencas allá por julio de 1302.

Felipe IV el Hermoso tenía una clara ambición desde que se colocara la corona, aumentar sus tierras, y por tanto su poder. Uno de sus objetivos claros era Flandes. Apetitoso país rico y próspero, gracias en parte a su industria textil.

Teniendo claras las intenciones del rey,el conde de Flandes, Guido de Dampierre, decidió firmar un tratado de alizana con Eduardo I de Inglaterra. Por su parte, las tropas francesas comenzaron a invadir lugares como Lille, Courtrai, Béthune y Cassel.

Mientras Guido de Dampierre se refugiaba en Gante, su aliado firmaba una tregua de dos años con Felipe IV a sus espaldas.

En 1300, finalmente Carlos de Valois se apoderó de Flandes. A partir de ese momento los movimientos rebeldes se sucedieron constantemente. El pueblo flamenco no aceptaría que su país formara parte de Francia.

Así, tras varios intentos, fallidos, llegó el día en el que un grupo de rebeldes liderado por Pierre de Coninck entró en la ciudad de Brujas, de noche y con la ayuda de los habitantes autóctonos, degollando a todos los franceses que se encontraban allí.

Este acontecimiento, conocido como Los Maitines de Brujas, dio fuerza a los flamencos, que volvieron a sublevarse.

Guido de Naumur sitió Courtrai. Ante la inminente respuesta del ejército francés, las milicias flamencas se situaron en la meseta que dominaba la llanura del río Groninga y cavaron trampas de agua, llamadas loberas.

El 11 de julio de 1302 el numeroso ejército francés, bastante más grande que la escasa milicia de Flandes, se dispuso a atacar Courtrai. El problema es que a pesar del desequilibrio entre hombres, los franceses no contaban con aspectos como las loberas. Allí, fueron aniquilados por las milicias.

Los flamencos, vencedores de esta batalla, decidieron tomar todas las espuelas de los enemigos muertos. Hicieron un gran montón y comenzaron a usarlas para cubrir las paredes de la iglesia de Courtrai.

Es precisamente este hecho el que dio como nombre a la batalla el de la Batalla de las Espuelas o la Batalla de las Espuelas de Oro.

Como resultado final un ejército francés destruido y un rey humillado. Una humillación que no resarciría hasta 1304, en Mons-en-Pévèle.

Otros batallas y guerras de la historia:

Publicado en: Conflictos belicos, Curiosidades de la Historia, Edad Media Baja, Historia de España

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top