El Código de Hammurabi

Código-Hammurabi

En nuestros días, es prácticamente inconcebible pensar nuestra realidad sin unas leyes que, mínimamente, regulen nuestro comportamiento. El Derecho es una disciplina que está totalmente arraigada en nuestra sociedad y que, desde antiguo, tiene un peso específico en ella.

Esto no era diferente en la Antigüedad donde, uno de los considerados como los códigos legales más antiguos, más completos y que han alcanzado más celeridad, sea el que vamos a comentar en el artículo de hoy: el llamado código de Hammurabi.

En este sentido, fue alrededor del año 1750 a.d.C. cuando Hammurabi, a la sazón el gran rey de Babilonia, mandó redactar y grabar sobre una estela de basalto de 2,25 metros de altura un total de 282 leyes que, a partir de ese momento, regularían las faltas de sus por entonces súbditos: de este modo por ejemplo delitos como el robo, el adulterio, las falsas acusaciones o el homicidio tenían la pena máxima.

La primera de las disposiciones de este conjunto de casi 300 leyes dice así: «Si un hombre acusa a otro hombre y le imputa un asesinato pero no puede probarlo, su acusador será ejecutado»; sin embargo, también están recogidos en él otro tipo de preceptos, entre los que cabe destacar las herencias, los alquileres, los impuestos, la compra-venta de bienes y de inmuebles, la situación jurídica de los esclavos, el matrimonio y un largo etcétera. Todas ellas están prologadas por el propio monarca:

La magnífica estela fue descubierta en Susa a principios del siglo XX, concretamente en el año 1902, por el arqueólogo Jacques de Morgan y está escrita en lengua acadia con escritura cuneiforme. No obstante, como todo descubrimiento arqueológico que se precie, no se escapa al escepticismo: algunos investigadores y expertos ponen en duda su verdadera utilidad y señalan, que más que un código legal, todo parece indicar más bien que se trata de un elemento propagandístico.

Como siempre, la polémica histórica está servida.

Foto Vía: Escuelapedia

Publicado en: Edad Antigua

Tags:

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top