El tercer Concilio de Toledo

Tercer-Concilio-de-Toledo

Se conoce con el nombre de Concilios de Toledo a los 18 sínodos que tuvieron lugar en la ciudad de Toledo entre los años 297 y 702. Todos ellos, con excepción del primero, se celebraron bajo la dominación visigoda de la Península Ibérica.

De los 18, en el artículo de hoy nos vamos a centrar en el tercero de ellos que, entre otras cosas, tiene como particularidad que fue el primero que se celebró con carácter general. A él acudieron setenta y dos obispos (bien en persona, bien a través de delegaciones), además de los cinco metropolitanos. Entre todos los que acudieron, cabe citar algunos nombres fuertes que podrían resumirse en las figuras de Leandro de Sevilla y de Eutropio, abad del monasterio servitano.

Dio comienzo en el 8 de mayo del año 589 y resultó ser de capital importancia histórica y teológica, ya que en él se decidió abandonar por completo el Arrianismo. Fue en él cuando el Rey Recaredo se convirtió a la fe católica y, por tanto, el Reino Visigodo de Toledo dejó automáticamente de ser arriano, con las consiguientes abjuraciones por parte de obispos y la condenación del anterior Concilio, celebrado en el año 580.

A este respecto, todas las decisiones que fueron tomadas en él adquirieron el rango de ley gracias al Edicto que publicó el monarca y en el que se constataba la confirmación del Concilio; por ende, aquellas personas que no acatasen las resoluciones del sínodo, serían castigadas con duras penas.

En este sentido los reyes posteriores se erigieron como los auténticos protectores de la nueva fe oficial, encargándose de elegir los obispos y de fomentar la cultura católica en las escuelas y las bibliotecas, tanto las episcopales como aquellas pertenecientes a los monasterios. El latín, además, fue adoptado como lengua oficial.

Publicado en: Edad Antigua, Historia de España

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top