Los manuscritos del Mar Muerto

cuevas de Qumram

Uno de los descubrimientos arqueológicos más importante en cuanto a la Historia Bíblica se refiere ha sido, sin duda alguna, el de los llamados Manuscritos del Mar Muerto (también conocidos como los Rollos de Qumrán), acaecido en el año 1947.

Como suele suceder con frecuencia en los anales de la Arqueología, el hallazgo se produjo de forma totalmente fortuita y tuvo como protagonistas a dos pastores beduinos, que se internaron en una de las cuevas de Qumrán con el fin de calentarse; es por este motivo por lo que se cuenta que utilizaron algunos de los pergaminos para avivar la hoguera que hicieron para entrar en calor.

A partir de este momento, la cantidad de vicisitudes y problemas que vivieron los aproximadamente 800 escritos hasta llegar a ser albergados en un museo (actualmente la mayoría de ellos se encuentran en el Museo de Israel (Jerusalén), en el Museo Rockefeller, también en la misma ciudad, y en el Museo del Departamento de Antigüedades de Amán (Jordania), han sido innumerables y van desde la fragmentación, hasta la venta.

Los escritos, de origen judío y que tienen una línea cronológica que va desde el 150 antes de Cristo hasta el 70 después de Cristo, fueron localizados en 11 grutas distintas que se encuentran en las orillas del Mar Muerto, pertenecen a la comunidad de los esenios y están redactados tanto en hebreo como en arameo.

La importancia de este descubrimiento radica, no sólo en la antigüedad de los rollos (la cual facilita el estudio de la historia del cristianismo: su organización primitiva y las disputas teológicas), sino que también nos abren una gran puerta para entender la organización y funcionamiento de ciertas comunidades, consideradas heréticas por ciertos sectores del cristianismo, así como nos proporcionan un modo diferente de cómo entendían estas personas el mensaje de Jesús.

Foto Vía: labibliaweb.com

Publicado en: Edad Contemporanea

Tags: , , ,

Imprimir Imprimir




1 comentario

  1. nanina dice:

    E n estos pergaminos hay escritos del discipulo Tomás, q cuenta la historia de Jesús como hombre, no le dá un trato divino.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top