La Batalla de Agincourt, en la Guerra de los 100 años

Batalla de Agincourt

En el marco de la Guerra de los Cien Años tuvo lugar la Batalla de Agincourt. Durante esta fase del conflicto fue habitual que los ejércitos ingleses iniciaran campañas veraniegas de saqueo contra Francia. Se trataba de campañas rápidas en las que los invasores se abastecían mediante el pillaje aprovechando la abundancia de cereal sobre el terreno.

En aquel verano de 1415 el mismo rey de Inglaterra, Enrique V, capitaneaba aquella expedición de castigo. Enrique estaba obsesionado con someter a Francia ya que se consideraba el legítimo heredero de aquel reino. Ante esta situación el rey de Francia organiza un ejército para dar caza a los invasores.

El contingente inglés estaba compuesto por unos efectivos reducidos, unos 6000 hombres, ya que ésto les proporcionaba una mayor capacidad de maniobra y desplazamiento. Por su parte los franceses habían movilizado a toda la aristocracia del país y su número ascendía a más de 25.000 hombres.

El 24 de octubre de 1415 ambos ejércitos llegaron a las afueras de la localidad de Agincourt, muy cerca del Canal de la Mancha. A primera vista todo parecía esta a favor de los continentales pero realmente esto no era así.

Para empezar, los ingleses habían desarrollado un modernos sistema de reclutamiento basado en la contratación de soldados profesionales, esto aumentaba la efectividad y la lealtad de las tropas, que combatían por un salario. Al contrario, los franceses se movilizaron mediante el sistema de leva feudal forzosas y entre ellos habían una gran cantidad de soldados de extracción humildes ansiosos por volver pronto a sus hogares.

El 25 de octubre por la mañana los ingleses se deciden a atacar. En una maniobra aparentemente temeraria los arqueros de Enrique v se aproximaron caminando a la caballería francesa. Los franceses se excitaron pensando en que machacarían con facilidad a unos soldados tan incautos.

Pero no se trataba de ninguna temeridad. Los ingleses hacia poco que habían desarrollado un nuevo modelo de arco que podía enviar proyectiles a más de 200 metros. Por si fuera poco también llevaban consigo un sistema de empalizadas de madera móviles para protegerse contra las cargas de la caballería que rápidamente instalaron.

Los nobles franceses se lanzaron a la carga. En pocos segundos entraron dentro del área de alcance de los arqueros y en ese momento las flechas comenzaron a llover.

Cuando los franceses llegaron a las líneas enemigas se dieron cuenta que no podían arremeter contra su objetivo ya que se encontraba parapetado detrás de la muralla de estacas.

Los pocos caballos que intentaron superar esta barrera quedaron ensartados en la empalizada. La caballería del rey de Francia había caído en la trampa.

De esta manera los arqueros consiguieron rechazarlos carga tras carga. Una vez acabada la batalla los ingleses se dedicaron a rematar y saquear a todos los hombres heridos que encontraron en el campo de batalla. El balance final fue de más de 8.000 muertos.

La Batalla de Agincourt marca un punto de ruptura en la historia militar ya que desde entonces la caballería dejará de ser una unidad determinante para conseguir la victoria en los campos de batalla europeos.

Foto vía: Isis

Publicado en: Conflictos belicos, Edad Media Baja

Tags: , , , , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top