La revuelta comunera y el final de María Pacheco

comuneros

La revuelta de los comuneros o guerra de las Comunidades, fue el gran acontecimiento de política interna que sacudió la Castilla del siglo XVI. Merece la pena destacar el importante papel jugado por una mujer excepcional, María Pacheco, sobre cuya vida anterior a la revuelta os hemos hablado en un artículo reciente.

Ese post lo finalizábamos diciendo que los cabecillas de la causa comunera (Juan Padilla, Juan Bravo, Francisco Maldonado y otros) representaban a la nueva clase emergente de caballeros y pequeños burgueses enriquecidos con el desarrollo incipiente de un comercio protocapitalista, en el que descollaba especialmente el negocio de la lana.

Al mismo tiempo, decíamos, había una perceptible retórica nacionalista en los rebeldes, disgustados ante la llegada de un príncipe extranjero que ni siquiera sabía castellano y que confiaba los asuntos, no solo imperiales, sino también relativos a los reinos peninsulares, a regentes flamencos y alemanes.

La chispa del malestar castellano prendió en Toledo. El 20 de mayo de 1520 el emperador Carlos V regresaba a Alemania. Unos días después, el movimiento comunero expulsaba del Alcázar al corregidor toledano y se autoproclamaba Comunidad. María y su esposo Padilla participaron de forma activa en el levantamiento.

Juan de Padilla quiso entonces reunir en Tordesillas, allí se encontraba la reina Juana (sí, la que llamaban Loca), una junta con todas las ciudades con voto en Cortes. El regente Adriano de Utrecht, sin embargo, logró dividir a la junta y ganarse la adhesión de muchos nobles que en principio habían mostrado sus simpatías por el movimiento.

Al final, solo Toledo, Segovia y Salamanca (las tres principales urbes mesetarias de entonces) parecieron dispuestas a llevar el desafío hasta el final de la mano de sus tres respectivos líderes: Padilla, Bravo y Maldonado.

La causa comunera sufrió una derrota muy importante en Tordesillas a finales de año, compensada en parte con la victoria en Torrelobatón, un par de meses después. Pero la gran batalla de la guerra, decisiva y decisoria, fue la de Villalar, en abril de 1521. El día 24, los tres líderes comuneros eran decapitados en la plaza mayor.

Tras la derrota de Villalar solamente quedaba como verdadero foco de resistencia Toledo, es decir, María Pacheco, aunque la indómita mujer tuvo que compartir protagonismo con la figura estridente de Antonio de Acuña, autoproclamado arzobispo y que testimonios de la época presentan como un “segundo Lutero”, mezcla de de soldado, sacerdote, bufón y mercenario.

Pero Acuña acabó por huir. El alma de la resistencia comunera fue en todo momento María. Consiguió mantener la llama durante nueve meses, si bien es cierto que las tropas imperiales estaban ocupadas en el norte, tras la invasión de Navarra por parte del rey francés.

Precisamente, eran muchos los antiguos comuneros que ingresaban como soldados en el ejército de Carlos V con la esperanza de así ser perdonados. En la misma Toledo, María tuvo que recurrir por momentos a medidas extremas, como la de apuntar los cañones del Alcázar contra una población desmoralizada.

O no tanto, porque tras el abandono del Alcázar y después de firmar una tregua en octubre de 1521, la población toledana aún tuvo fuerzas para volver a sublevarse en febrero de 1522. Pero la suerte del movimiento comunero estaba echada y, con ella, también la de María.

La viuda de Padilla pudo escapar hacia Portugal gracias a su hermana, María de Mendoza. Sin embargo, nunca sería perdonada. En julio regresaba el emperador. Mandó ejecutar a los cabecillas y, al mismo tiempo, concedió un perdón generalizado al resto. En 1524, sin embargo, hacía pública la condena a muerte referida a María, pena que nunca sería condonada pese a los intentos de sus hermanos por conmover al emperador.

En Portugal, María sobrevivió con dificultades e incluso gracias a la caridad del obispo de Braga. Al final, la gran dama de los comuneros murió en la primavera de 1531, a los 35 años de edad.

Publicado en: Edad Moderna, Historia de España

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top