Londinium, los origenes romanos de Londres

Londinium

Es imposible hacer una mínima comparación entre la primitiva Londres y la actual. Eso sí, podemos situarla a orillas del Támesis, al norte del Puente de Londres y unos seis metros por debajo del nivel actual de las calles. Allí se encuentran los primeros orígenes de la Londres romana. No os podéis imaginar cómo ha cambiado la capital inglesa en estos dos mil años de historia.

Sin embargo, resulta curioso cómo algunas de las casas que se construyeron en esa zona de Londres lo hicieron sobre los viejos cimientos de la Londres romana. Es por eso que una ciudad como esta hay que conocerla desde sus primeros años de vida.

Se cree que antes de la llegada de los romanos a Londres, la que fue para ellos la vieja Londinum, vivían por aquí pequeñas tribus celtas, pero poco más. Desgraciadamente no tenemos hoy en día rastros arqueológicos que así lo atestiguen. Dicen que lo único anterior a Londres que realmente se conoce es su nombre, ya que parece provenir de una palabra celta, plowonidonjon, que significa por donde fluye el oro.

Los romanos llegaron a Britania en el 43 a.C, y claro está, no es que fueran recibidos con mucha cordialidad que digamos. Las tribus de la zona quisieron defenderse de la invasión hasta llegar incluso a los terrenos de lo que hoy sería la ciudad de Londres. Pero en aquella época la capital de Britania era Colchester.

Antes de entrar en Colchester, los romanos tuvieron que levantar un campamento para esperar al Emperador Claudio, quien viajaba en esos momentos desde Roma hasta Britania para participar en la invasión. Se cree que así surgió el primer asentamiento en la ciudad de Londres, con la construcción incluso de un puente sobre el Támesis en lo que hoy es la zona de Westminster.

Como véis, Londres, aquella Londinum apenas tuvo en su origen un cargado componente militar. Sobre todo porque, a la llegada del Emperador Claudio, las tropas romanas abandonaron el lugar, dejando solamente a algunos familiares que quisieron aprovechar las tierras de cultivo junto al Támesis.

Pocos años después de la invasión romana de Britania se llegó a la conclusión de la importancia de una constante presencia romana en la zona para mantener el control. Fue precisamente el momento en el que observaron que la sitación estratégica y geográfica de Londinum era muy interesante para tener bajo control la provincia de Britania.

Además así aprovechaban el paso de los comerciantes por el Támesis. Así fue como comenzó a surgir y a crecer la ciudad de Londres.

Foto Vía Mosaicart Source

Publicado en: Edad Antigua, Historia de Roma

Tags: , , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top