La Revolución americana de las Trece Colonias

Masacre de Boston

Lo que en un principio era poco más que un conflicto entre los colonos americanos y los soldados británicos durante el 19 de Abril de 1775, terminó por desencadenar uno de los episodios más importantes en la historia de Estados Unidos, la Revolución Americana y la posterior escisión de las colonias del imperio británico.

Todo comenzó con una partida de soldados británicos que buscaban armas y municiones para incautar, tras conocer que los revolucionarios habían estado haciendo acopio de ellas. Llegados a Lexington, se toparon con un grupo de milicianos (minutemen), que estaban realizando una protesta pacífica y en silencio. Estos milicianos tenían orden de no abrir fuego a menos que fuesen atacados previamente, y en un principio todo fue bien. Los soldados les ordenaron disolverse y así lo hicieron, silenciosamente, pero un disparo accidental hizo que los británicos cargasen contra los milicianos, y este episodio encendió los ánimos del resto de revolucionarios y la lucha se fue extendiendo. A medida que los casacas rojas trataban de regresar a Boston, iban dejando un macabro rastro de su paso, nada menos que 250 hombres perdidos, frente a los apenas 93 revolucionarios.

A medida que las hostilidades crecían, los representantes de los colonos se reunieron en Filadelfia para hacer un balance de la situación. La guerra contra los ingleses fue aprobada por mayoría en una votación, y se acordó el unir las milicias para crear un ejército regular, que tendría como comandante a George Washington. En busca de una alternativa pacífica, pidieron al rey Jorge III que terminase con los ataques, pero éste se negó en redondo, aduciendo que las colonias americanas se habían rebelado contra la Corona Inglesa.

En medio de este clima, la única solución posible parecía la independencia, apoyada y teorizada por Thomas Paine en su folleto “Sentido Común”, en el que cuestionaba la figura de un rey por derecho de linaje. Paine argumentaba que el sistema de monarquía hereditaria estaba obsoleto y sólo conduciría a la tiranía y el sometimiento de los colonos. Fue Thomas Jefferson, durante el Segundo Congreso Continental el encargado de redactar la Declaración de Independencia (4 de Julio de 1776), el que explicaba los abusos de la Corona y la voluntad de independencia de los jóvenes Estados Unidos. En ella se expuso también un compendio de ideas sobre la libertad individual, influenciada por algunas ideas de John Locke, que daban prioridad a los derechos universales del individuo frente al poder gubernamental.

Pero la independencia no sería fácil de conseguir, ya que los británicos tenían bajo su control los estados de Nueva York, Pennsylvania y Nueva Jersey. La situación cambió cuando entraron en escena los franceses, que dieron su apoyo a los colonos y rubricaron un acuerdo bilateral de defensa, basado en intereses geopolíticos. Esta estrategia de alianza daba a Francia la posibilidad de debilitar a Inglaterra, su vieja enemiga.

El incidente de Lexington dio comienzo a una guerra que se prolongó 8 años y se extendería por todo el territorio norteamericano, y pese a que los británicos rindieron gran parte de sus tropas en 1781 (Virginia), el tratado de paz no llegaría hasta el 15 de Abril de 1783. Las 13 antiguas colonias británicas fueron reconocidas como estados, aunque la ardua labor de convertirlas en una unión federal estaba aun muy lejos de conseguirse.

PUEDES SABER MÁS EN…

Publicado en: Edad Moderna, Historia de América

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top