Sócrates, biografía de un filósofo

Sócrates

Sócrates nació en el 469 a. de C. en la Grecia dorada de Pericles. Fue un filósofo que no pretendió divulgar una doctrina especial ya que su máxima fue “solo sé, que no sé nada”, pero sí insistió a sus discípulos para que indagaran y aprendieran a buscar la exactitud.

De este modo podemos decir que la enseñanza socrática es el aprendizaje de un método para buscar la verdad, y su preocupación, es la formación moral del ciudadano.

Su misión fue servir de conciencia a la ciudad de Atenas para descubrirles sus vicios e incitarla a la virtud, pero fue una víctima inocente de una Atenas crispada por más de veinte años de guerra continua, que se vio coronada por el régimen de terror impuesto por los Treinta tiranos tras la victoria espartana.

Cuando la democracia se instaura de nuevo, Sócrates es visto como cómplice de Critias y Cármides, cabezas destacadas del grupo y es acusado como enemigo de la Democracia ateniense.

“Sócrates es culpable de no rendir culto a los dioses a quienes rinde culto el Estado, sino de introducir prácticas religiosas nuevas y poco conocidas y además, de corromper a los jóvenes.”

Sócrates pudo haber eludido fácilmente la condena alegando desobediencia a los Treinta tiranos, pero optó por no arrojar sobre sí la menor sombra de sospecha acerca de su conducta y de su lealtad a las leyes de Atenas.

Fue sentenciado a la pena capital por envenenamiento con cicuta. Su muerte representa la obediencia fiel de un ciudadano a las leyes de su gobierno, rechazando los numerosos ofrecimientos de sus discípulos para facilitarle su huida de prisión.

Llegado el momento se despidió de su familia, de sus amigos y de sus seguidores, se lavó su cuerpo con el fin de prepararlo para el funeral, e ingirió el veneno, ante los ojos de sus discípulos, con total serenidad.

Fue la suya una muerte puramente trágica, pero a su vez ejemplar. Trágica por la situación, por cómo sucedió, por cómo fue llevada a cabo; pero ejemplar por su fuerza y valentía.

Las doctrinas socráticas han llegado a nuestros días gracias a su discípulo Platón, que aunque no pudo acompañarle en los últimos momentos, transcribió todas las enseñanzas que el Maestro transmitía de viva voz.

Imagen: Europa en fotos

Publicado en: Edad Antigua, Historia de Grecia, Personajes históricos

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




2 comentarios

Comments RSS

  1. juli dice:

    porque no se pujede pegar y copiar porfabor te pondre en la biblografia

  2. faty dice:

    ¡Excelente trabajo!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top