Jane Seymour, esposa de Enrique VIII

Jane Seymour esposa de Enrique VIII

Que el rey Enrique VIII de Inglaterra tuvo seis esposas es por todo el mundo conocido. Que a un par de ellas les cortó la cabeza, también. El monarca, uno de los más importantes a la par que tiranos de Inglaterra ha logrado pasar a la Historia tanto por los aspectos político-religiosos de su reinado, como por su vida privada y su opresivo deseo de tener un heredero legítimo varón.

De todas sus esposas, la que consiguió colmar dicho anhelo fue la tercera, Jane Seymour. Hija de una familia ambiciosa, sobre todo sus hermanos Thomas y Edward, el rey, que se fijó en ella tras que esta hubiese trabajado como dama de compañía de sus dos esposas anteriores, Catalina de Aragón y Ana Bolena, aceleró su boda con ella (lo que hizo crecer las falsas acusaciones de adulterio contra Ana) y, al final, contrajeron matrimonio el 30 de mayo de 1536, tan sólo 11 días después de que Bolena muriera decapitada.

Como particularidad, Jane no profesaba las nuevas creencias protestantes y, una vez que se convirtió en reina de Inglaterra, hizo todo lo posible para que el pueblo la diferenciase completamente de su predecesora.

En este sentido, se esforzó porque su corte fuese discreta, huyendo de la vibrante vida social que había caracterizado el período anterior y consiguiendo que el ambiente fuese serio y estricto.
Su hijo, el futuro rey Eduardo VI, nació el 12 de octubre de 1537 y Jane, que había contraído fiebres puerperales, moriría tan sólo 12 días después del feliz acontecimiento. Fue enterrada en el Castillo de Windsor y su muerte dicen que sumió al rey en una profunda tristeza.

Las fuentes la ensalzan como reina y dicen de ella que fue la esposa que Enrique VIII más amó. Ella ayudó a que el monarca se reconciliase con sus dos hijas, María e Isabel.

Publicado en: Edad Moderna, Personajes históricos

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top