La monarquía inglesa en el siglo XX: conflictos reales

Monarquia británica - reina Isabel II

Las monarquías de medio mundo se han visto envueltas en escándalos a lo largo de la historia. De ellas, no hay duda que la monarquía inglesa ha sido una de las más polémicas. Si bien es cierto que a lo largo de su historia podemos encontrar monarcas salpicados por diversos escándalos, en el siglo XX se concentran episodios muy destacados.

Los primeros conflictos reales ingleses

Ya con Eduardo VII, de la Dinastía de Sajonia-Coburgo-Gotha y rey de Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda de 1901 a 1910, se vivió un episodio destacable; y es que siendo príncipe, Eduardo VII se convirtió en el protagonista de uno de los mayores escándalos ocurridos en la corte británica que llevaría por primera vez, desde 1411, a que un heredero al trono inglés tuviera que declarar como testigo ante un juez.

El motivo fue una partida de bacará con amigos y las trampas que uno de los asistentes hizo durante la velada. Teniendo en cuenta que esta partida tenía lugar en el final de la época Victoriana, en la que el honor estaba por encima de todo, podemos entender que este asunto terminara en juzgados con el príncipe como testigo.

Tras su muerte llegaría la Dinastía de la casa Windsor. El primero fue Jorge V, rey del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda de 1910 a 1936. Si bien es cierto que esta figura no protagonizaría ningún escándalo relevante, su hijo Eduardo, heredero al trono, no hizo más que darle disgustos.

La relación con Eduardo fue deteriorándose por el fracaso del príncipe para establecerse en la vida y por sus constante amoríos con mujeres casadas.

No era un secreto, Jorge V prefería a su hijo Alberto y adoraba a su nieta mayor Isabel. Es más, antes de morir aseguraba que Eduardo se arruinaría en doce meses y que rogaba a Dios que su hijo mayor jamás se casase ni tuviera descendencia para que, finalmente, su nieta pudiera acceder al trono.

Mucho no se equivocó con esta profecía; y es que Eduardo VIII abdicó en 1936 de la mano también de un escándalo. El motivo fue su relación con Wallis Simpson, una mujer norteamericana dos veces divorciada. En esta época no hubiera sido posible que la Casa Real aceptara a esta mujer, por lo que finalmente fue Jorge VI al que coronaron, padre de la actual reina de Inglaterra.

En la Corte de Isabel II

Llegamos a Isabel II, reina de Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte desde 1952, y como muchos sabréis, con ella llegó una de las épocas más polémicas de la Corona inglesa.

Mucho se habla actualmente del príncipe Harry y su decisión de alejarse, junto con su esposa Meghan Markle, de la familia real británica, incluso renunciando a su apoyo económico. No obstante, no hay que olvidar que Harry ya protagonizó algún que otro escándalo, como cuando visitó los casinos de Las Vegas causando más de un quebradero de cabeza a la monarca.

No nos podemos olvidar de la propia madre de Harry, Diana de Gales. Mujer del príncipe Carlos de Gales, no sólo se separó de su marido y la realeza, si no que comenzó una polémica relación con el multimillonario egipcio Dodi Al Fayed, con el que murió en un accidente de tráfico en 1997. De este accidente se habló muchísimo, con un sinfín de teorías de la conspiración, incluso un periódico británico aseguraba que Diana estaba embarazada en el momento del accidente.

Si seguimos observando el linaje de Isabel II nos encontramos con un hijo enamorado de una mujer divorciada, el mismísimo Carlos, así como un hermano pequeño, el príncipe Andrew, que se desconectó de las labores públicas por su relación con Jeffrey Epstein, acusado y condenado por tráfico de menores.

La que fuera su mujer, Sarah Ferguson, tampoco estuvo libre de escándalos. Muchos aseguran que la Casa Real luchó por desprenderse de ella a causa de las comprometedoras fotografías que evidenciaban su affair con un empresario norteamericana.

Como vemos, la monarquía inglesa lleva años envuelta en escándalos. Aún así, sigue al pie del cañón siendo una de las monarquías más apreciadas por su pueblo.

Publicado en: Edad Media Baja

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top