La disputada conquista del Polo Norte

Polo Norte

Durante la mayor parte del siglo XX se creyó que Robert Peary fue el primer hombre en conquistar el Polo Norte durante el siglo XIX, aunque las pruebas aportadas por él nunca fueron determinantes. Roald Amundsen fue el primer hombre en sobrevolar y observar este lugar a bordo de un dirigible (el Norge), pero no llegó a pisarlo.

Si conquistar el Polo implica pisarlo, ésto no se logró hasta 1948, casi cuarenta años tras la conquista del Polo Sur. No resulta una curiosidad historica el que tres hombres diferentes se peleen por el mismo honor, pero en este caso resultó ser un asunto complejo y enrevesado.

Entre mediados del siglo XIX y principios del XX se sucedieron varias expediciones al Polo Norte, algunas fracasando y otra terminando de manera trágica, y cuyos dos mejores competidores fueron Robert Peary y Frederick Cook. Ambos habían sido compañeros en una misma expedición en 1898 que tan sólo logró alcanzar el Cabo Jesup, al norte de Groenlandia, y ahora se disputaban el honor de terminar la hazaña.

Robert Peary afirmó haber llegado al punto más septentrional hasta la fecha alcanzado (86º30′ N) en 1906, pero los detalles que dio sobre el viaje hacen dudar. Según sus palabras había dejado el campamento, llegado al punto mencionado y regresado sin acampar, recorriendo una distancia de 133 km en apenas 36 horas, algo no imposible pero sí difícil de creer.

Robert Cook partió con su grupo también en 1908 desde el poblado de Annoatokm, en Groenlandia, y nada se supo de él hasta 14 meses más tarde. A su regreso afirmaba haber alcanzado el Polo Norte, pero las contradicciones entre los miembros de la expedición y las pocas pruebas de medición que aportó terminaron por desacreditar su historia. De momento, el público seguía creyendo la versión de Peary.

El primero que pudo demostrar su hazaña fue Amundsen junto a Lincoln Ellisworth y Oscar Wistin, quien llegó al Polo Norte en 1912, pero no lo alcanzó a pie ni en trineo, sino a bordo de un dirigible y lo más que pudo hacer fue posar sus ojos en el lugar.

Los primeros en pisar realmente el Polo Norte fueron los miembros de una expedición soviética en 1948, un grupo de hombres bajo el mando de Alexander Kutznetsov y de cuya aventura no se han conservado demasiados detalles. Enviados hasta allí por el propio Stalin, esta expedición logró alcanzar el punto más septentrional del planeta, pero ninguno de sus hombres, ni siquiera el propio Kutznetsov supo que habían sido los primeros en dejar una huella en el Polo Norte.

Si os interesan las historias de conquistas, aquí os dejo un enlace que os puede gustar: fotos e historia de la conquista del Polo Sur.

Publicado en: Edad Contemporanea

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top