Pony Express, rutas a contrarreloj

Pony Express

Estados Unidos es un país con una gran extensión. La distancia entre costa a costa está sobre los 3.000 km. Este dato nos hace ver que antes de los medios de comunicación actuales, era bastante difícil comunicarse entre un extremo y otro del país.

Las conexiones eran tan largas que en 1845, un mensaje del presidente James K. Polk tardaría hasta seis meses en llegar al Oeste. Esto era debido a que la correspondencia debía viajar bordeando América del Sur por la Tierra del Fuego o bien atravesando el istmo de Panamá.

En 1860 la ruta más rápida era la que se conocía como Línea Butterfield Stage desde San Luis, por El Paso (Texas). Se tardaba 25 días en recorrerla. Así pues se hacía necesario encontrar una solución o alternativa para aquella correspondencia más urgente.

Así fue como en 1860, el propio gobierno incentivaría la creación de una ruta más rápida. Si alguien era capaz de conseguir un servicio en 10 días obtendría el contrato de exclusividad de la línea.

Fue en ese momento cuando surgió la Central Overland California and Pikes Peak Express Company. Una compañía que posteriormente se llamaría Pony Express.

Esta compañía construiría unas 190 estaciones, contrataría 50 jinetes expertos y compraría 500 caballos. Dejaban así a un lado las míticas diligencias, nada prácticas a la hora de alcanzar velocidad. Su misión era clara, recorrer 3.106 km en 10 días, un reto realmente difícil.

La distancia entre estas estaciones estaría marcada por el aguante de los caballos, que antes que los jinetes era la pieza clave de esta carrera a contrarreloj. Se escogían caballos de tamaño pequeño, no más de 1,47 m de altura, este es el motivo por el que posteriormente la compañía se llamaría Pony Express. Además, a pesar de que la agilidad y velocidad de esos caballos era importante, los jinetes no podían pesar más de 56 kg. De esta forma, la saca de correo y el mismo jinete no superarían los 75 kg y el caballo no tendría un peso excesivo encima.

Esta ruta de Pony Express fue un éxito, y el 3 de abril de 1860 consiguieron ponerla en marcha. Demostrarían así que era posible construir un sistema unificado transcontinental que se mantuviera activo durante todos los días del año.

Desgraciadamente para Pony Express, el éxito vino tan rápido como se fue; y es que el 21 de noviembre, debido a la aparición del primer telégrafo transcontinental y la primera vía férrea transcontinental, su servicio no tendría demasiado sentido.

Otras entradas interesants sobre la historia de EEUU:

Foto vía: Ponyexpressdoc

Publicado en: Edad Contemporanea, Historia de América

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top