El sueño de Luis II de Baviera

Castillo-Neuschwanstein

El monarca Luis II de Baviera, quien ha pasado a los anales de la Historia bajo el apelativo de “el rey loco”, mandó sin embargo construir bajo su reinado uno de los castillos más fantásticos del mundo y que, con el paso de los años, se ha convertido en uno de los destinos turísticos más aclamados de toda Alemania.

Fue en el año 1866 cuando dio la orden de erigir el que sería conocido como el nuevo Hohenschwangau, nombrado así para rendir homenaje al lugar donde el monarca había pasado la mayor parte de su infancia; tras su muerte, la fortaleza pasó a denominarse Neuschwanstein, que en español quiere decir algo así como “la nueva piedra del cisne”.

Su historia se remonta al año 1884, momento en el que Luis II decide abandonar Munich, la capital alemana por aquel entonces, para instalarse de forma definitiva en el castillo para ir dirigiendo los trabajos de construcción ignorando, de este modo, todas las advertencias acerca de embargar sus propiedades que la banca extranjera le estaba haciendo. Poco después se declararía incapacitado y moriría ahogado, bajo extrañas circunstancias, en el lago de Stanberg, Múnich.

Construido en una época en la que ya los castillos no eran, ni por asomo, necesarios desde una perspectiva estratégica, la fortaleza era más una respuesta a un capricho romántico y excesivo del rey. Repleto de torres y muros y rodeador por una excepcional naturaleza de montañas y lagos, combina de manera un tanto ecléctica diferentes estilos arquitectónicos. De esta manera su diseño es, de todo, menos funcional.

En su interior se albergan, además, un buen número de referencias a personajes legendarios y fantásticos, sobre todo pertenecientes a la época medieval, como Fernando el Católico o Tristán e Isolda. Como curiosidad, hay que mencionar que está dotado de una completa red de luz eléctrica y que también posee el considerado como el primer teléfono móvil de toda la historia, ¡con una cobertura de tan sólo 6 metros!

Foto Vía: Escapada romantica

Publicado en: Edad Contemporanea

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Top