La magia en el Antiguo Egipto

magia egipcia

En el Mundo Antiguo era muy habitual el uso de la magia, la cual no era practicada en la sombra, sino de manera totalmente oficial. De hecho en el caso que nos ocupa, el antiguo Egipto, era muchas veces incluso ejercida por el clero a requerimiento del propio Estado.

Por poner un ejemplo de su uso «oficial», si el país era amenazado por los pueblos de Nubia, los sacerdotes celebraban un “ritual de maldición” para que Egipto fuese capaz de aniquilarlos y que consistía, básicamente, en escribir los nombres de los soberanos nubios y “de todos aquellos que les son próximos, los héroes, sus simpatizantes y sus aliados” en cántaros de arcilla, para luego proceder a romperlos y pisotear sus fragmentos. La fórmula de uno de los conjuros utilizados ha sido hallada inscrita en un sarcófago, y es la que sigue: “¡que puedas destrozar a tus enemigos, vencerlos y ponerlos bajo tus suelas!”.

Sin embargo, la magia y otros tipos de prácticas recomendadas de este estilo, eran también utilizadas por los egipcios en su día a día, “por haber demostrado su eficacia millones de veces”. Un ejemplo de ello es lo que encontramos en un papiro tardío, donde un tal Sarpamon invoca al demonio Antinus para pedirle que le consiga el amor de Ptolemais, hija de Aias (en los conjuros, resultaba imprescindible identificar a la perfección a la persona que iba a ser objeto del hechizo): “¡Átala, para que no tenga contacto con ningún hombre o que sólo tenga deseo conmigo. No la dejes comer, ni beber, ni amar, ni salir, ni conciliar el sueño, más que conmigo Sarpamon!… ¡Arrástrala por los cabellos, por las entrañas, hasta que yo la posea, sometida de por vida, que me ame, me desee, me diga todo lo que piensa!” este tipo de sortilegio iba muy probablemente acompañado de una figurita de cera que representaba la imagen de la mujer deseada o de un filtro amoroso, pues la “palabra” siempre debía acompañar a la práctica mágica.

Es importante señalar que, en este sentido, más del 80% de las operaciones mágicas se referían a la vida cotidiana, siendo utilizada del mismo modo no sólo en encantamientos amorosos, sino también para curar un resfriado o la fiebre, por ejemplo.

Publicado en: Edad Antigua, Historia de Egipto

Tags:

Imprimir Imprimir




3 comentarios

  1. Para todos los amantes del esoterismo, ocultismo y de la magia, es muy útil leer este tipo de artículos que nos sirven para conocer los orígenes de este mundo. ¡Gracias!

  2. me guta la HISTORIA Y LOS MISTERIOS DEL ANTIGUO EGIPTO.
    FELICITACIONES POR BRINDARNOS POR ESTE MEDIO TANTOS E INTERESANTES DATOS DEL MUNDO ANTIGUO Y FUTURO QUE TENEMOS QUE VIVIR LOS QUE NOS INTEWRESA LO HASTORIA
    GRACIASMARKOEGIPCIO

  3. Samah dice:

    me ha encantado enhorabuena¡¡

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top