La Operación Gran Sasso, Hitler rescata a Mussolini

Hitler y Mussolini

Operación Gran Sasso, u Operación Eiche, son dos de los nombres con los que ha pasado a la historia la mítica y cinematográfica misión de rescate del dictador italiano Benito Mussolini por paracaidistas alemanes en septiembre de 1943, durante la Segunda Guerra Mundial.

El 25 de julio de 1943, sólo algunas semanas después que los aliados tomaran Sicilia y bombardearan Roma, el Gran Consejo Fascista Italiano votó la destitución de Mussolini, y su reemplazo por el mariscal Pietro Badoglio. Seguidamente, Mussolini fue arrestado por orden del rey Víctor Emmanuel.

Tras su detención, sus captores lo trasladaron continuamente a través de Italia, a fines de evitar su liberación. Hitler, al tanto de la situación, seleccionó junto, a Ernst Kaltenbrunner, a Otto Skorzeny para localizar y liberar al líder italiano.

Tras interceptar un mensaje de radio codificado italiano, Skorzeny descubrió que Mussolini se encontraba encarcelado en el hotel Campo Imperatore, una estación de esquí en Gran Sasso, ubicada en las alturas de los Apeninos. El 12 de septiembre de 1943, Skorzeny reunió un equipo, dirigido por el Mayor Harald Mors, para rescatar a Mussolini en una misión militar de alto riesgo.

La operación sobre el terreno en Campo Imperatore fue dirigida por el teniente Conde Otto von Berlepsch, planeada por el Mayor Harald Mors y supervisada por el general Kurt Student, todos pertenecientes a la Fallschirmjäger (Fuerza Aérea alemana Paracaidistas). Los comandos estrellaron sus planeadores en las montañas cercanas y luego sometieron a los captores de Mussolini sin que fuera necesario un solo disparo. Skorzeny inutilizó el equipo de radio y saludó formalmente a Mussolini diciendo: «¡Duce, el Führer me ha enviado para liberarle!» a la que Mussolini respondió: «¡Yo sabía que mi amigo no me abandonaría!»

Mussolini fue trasladado por avión desde Campo Imperatore en un Fieseler Fi 156 Storch STOL de la Luftwaffe, piloteado por el capitán Walter Gerlach, a Viena, donde pasó la noche en el Hotel Imperial y se le dio una bienvenida de héroe.

El rescate fue un gran elemento de propaganda sobre el final de la guerra, el cual fue explotado por Hermann Göring. Mussolini fue restituido en el poder en el área italiana ocupada por los alemanes (la República Social Italiana). Otto Skorzeny ganó una enorme popularidad por el éxito de la misión, recibiendo el ascenso a Mayor, la Cruz de Caballero y la Cruz de Hierro y la fama de ser «el hombre más peligroso de Europa.»

Foto vía: Anselm

Publicado en: Conflictos belicos, Edad Contemporanea

Tags: , , , ,

Imprimir Imprimir




2 comentarios

  1. patrick dice:

    al final los Italianos eran unos cobardes

  2. ex guerrillero italiano dice:

    optimo articulo.yo,que vivi`esa historia,puedo decir que es expuesta aqui con la maxima fidelidad y con espiritu imparcial.saludos,capettini.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top