La Batalla del Álamo en Texas

Batalla del Alamo

Una de las películas que más me llamó la atención de pequeño fue la que narraba la historia de El Álamo, protagonizada por John Wayne y Richard Widmarck. Aquella historia es una de las más conmovedoras de la historia de México. Aunque los texanos no ganaron precisamente la Batalla del Álamo les encendió su espíritu para continuar la lucha con más brega para ganar definitivamente la guerra.

La Batalla del Álamo tuvo lugar entre el 23 de febrero y el 6 de marzo de 1836 y se convirtió en el episodio central de la Revolución de Texas. Después de esta batalla de trece días, las tropas mexicanas del Presidente General Antonio López de Santa Anna comenzaron un ataque contra San Antonio de Bexar, la actual San Antonio en Texas.

La Batalla del Álamo enfrentó al ejército de México contra un grupo de rebeldes texanos, en su mayoría colonos estadounidenses. Más de cuatro mil hombres de Santa Ana se plantaron frente al Fuerte del Álamo, el último bastión de los rebeldes, que apenas llegaban a 187. El Álamo no era ni mucho menos una fortaleza preparada para resistir un asedio.

Se cree que todos los rebeldes del Álamo murieron en el asedio, pero Santa Anna llegó a perder hasta unos 900 hombres durante los días que duró la contienda. Sin embargo el peor resultado para Santa Ana fue precisamente el aguante que los rebeldes texanos tuvieron en el Álamo, que fomentó el espíritu de lucha de los texanos. Pocos días después, el 14 de marzo de 1836, Texas se independizó de México y un mes más tarde, Santa Ana sería apresado.

Tras la batalla del Álamo, el 21 de abril las tropas mexicanas estaban acampadas cerca del río San Jacinto. Confiado Santa Ana de su superioridad no dispuso de hombres de vigilancia, por lo que se vieron sorprendidos por los hombres de Sam Houston, rebelde texano que tras el Álamo había conseguido reclutar hasta 800 texanos para luchar contra el ejército mexicano.

Aquella Batalla de San Jacinto supuso la captura del general Santa Anna, quien se vió forzado a firmar el Tratado de Velasco, que suponía la retirada de las tropas mexicanas y la independencia de Texas.

Todos pusieron en aquel momento la vista en el Fuerte del Álamo, que se convirtió en el verdadero bastión en el que se apoyó el espíritu de lucha de los texanos. Desde entonces el Álamo forma parte de los grandes mitos y episodios de la historia de México.

Foto Vía Historia Bélica

Publicado en: Edad Contemporanea, Historia de América

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




20 comentarios

  1. Anastacia Florez Perez dice:

    Estubo interesante :-) gracias y muchos besos y abrasos a todos. xoxoxoxoxoxoxo :-D
    x significa: abrasos
    o significa: besos
    adios :-) :-D ;-)

  2. uwuwewew dice:

    Me sirvio la informacion gracias :v

  3. Jenny Ivonne Vazquez dice:

    La batalla del Álamo no fue una invacion de México hacia el estado de Texas. Recordemos que Texas en aquel entonces era parte de México . Texas se quería independizar de México mayormente para no tener que respetar las leyes Mexicanas este acto beneficiaría solamente a los ingleses que querían poder para apoderarse de Texas. La independizacion de Texas afectó directamente a los Mexicanos que habían poblado a Texas por varias generaciones. Al haberse independizado de Texas estos Mexicanos no tuvieron más opción que servir como empleados a los Ingleses en sus propias propiedades. Tristemente esto no está escrito en un texto, los libros que hablan de la historia de Texas suelen ser editados y solamente muestran un lado de la historia. Bueno esto es tan solo una opinión. Gracias por su atención.

  4. Javier Gomez dice:

    Hola, Luis.

    Lo primero que se me viene a la cabeza es pensar en cuanto daño hace a veces el cine en la Historia. Por hacer historias reales mucho más atractivas a los que van al cine son capaces de edulcorar episodios históricos realmente importantes. En cuanto a la independencia en sí, es difícil separar de los hechos en sí de los sentimientos que se ocultaban tras todos ellos. Desde tu punto de vista cualquier sentimiento independentista, cualquier batalla por la independencia de cualquier parte del mundo podría considerarse una invasión porque a fin de cuentas es parte del territorio del país del que se quieren independizar. Lo difíl es sentirse imparcial en casos así, porque probablemente un estadounidense buscaría otras mil razones para justificar aquéllo. Como te digo das un punto de vista bueno para justificar que aquéllo fue una invasión. Puede ser, pero ¿que sentían los texanos que vivían allí?

    Lo bueno es encontrar sitios donde te cuenten la historia tal cual fue, con imparcialidad, y que cada cual tome sus conclusiones, que de eso sí que somos libres.

    Un saludo.

  5. Luis andonaegui dice:

    Lo curioso de todo esto es que visto desde la visión actual. Texas luchó por «su independencia». Pero amañadas la historia a través de los años me hace pensar en la frase de PEDRO : SOBRE ESTÁ PIEDRA EDIFICARE MI IGLESIA.
    El visitar este sitio de alamo hace que cualquier mexicano se sienta ofendido por tanta falacia e inexactitud en la historia. Pero hay en ese sitio muchos documentos que hay que leer y que solo ahí se encuentran. No para comprender a los invasores. Más bien con el objetivo de contar realmente la historia. Con total imparcialidad.
    Esto lo comente con algunos investigadores que ahí trabajan y solo bajaban la cabeza cuando les decía que desde cualquier ángulo de visión, aquello fue una invasión.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top