Calendario de Fiestas de la Edad Media

Lunes de Plough

Un año medieval estaba marcado por una gran cantidad de festivales, muchos de los cuales tenían sus raíces en antiguas tradiciones. Todos estos eventos animaban los meses de los habitantes de esta época y surgían sobre todo con el cambio de las estaciones.

En enero, a comienzos de año, tenían lugar doce días en los que se celebraba la Navidad. Sin embargo, desde el siglo XII en adelante, en muchas partes de Europa, el Año Nuevo comenzó a celebrarse el 25 de marzo. Sin embargo, siempre principios de enero fue un momento de fiesta y una oportunidad de descansar de la rutina diaria del trabajo.

Las celebraciones en las que participaba la comunidad estaban dirigidas por el obispo o el gobernador de la zona. Las celebraciones de Navidad concluían el 6 de enero con la fiesta de la Epifanía.

El primer domingo después de la Epifanía se celebraba lo que se conocía como el Lunes Plough, día en el que comenzaba el trabajo agrícola de ese año. Se bendecía la tierra para que la cosecha fuera fructífera. En un espíritu similar se celebraba la Fiesta de la Candelaria, el 2 de febrero. Se bendecían las velas de las iglesias y se llevaban a casa para que trajeran suerte y prosperidad.

Los cuarenta días de Cuaresma era el momento para los grandes sacrificios de la Edad Media. Muchas cosas estaban prohibidas durante esta época, sobre todo la carne, los productos lácteos, el sexo y las ceremonias matrimoniales. Las prohibiciones concluían con la llegada de la Pascua, el punto más alto del calendario anual dentro de la iglesia. Durante este tiempo era el momento de celebrar y resurgir espiritualmente.

La próxima gran celebración del año se situaba en los meses de mayo, con bailes, la coronación del rey y la reina de mayo. A esto le seguía el comienzo del verano, una fiesta con orígenes paganos en la que se mezclaban las hogueras y los bailes.

El 1 y 2 de agosto, dependiendo de la zona, se celebraba el Lammas Day, una fiesta propia de las cocsechas. La palabra Lammas viene de la palabra «pan de masa», y el festival conmemoraba los primeros frutos ofrecidos por las cosechas. El primer pan producido por la nueva cosecha era bendecido en la iglesia.

A esta fiesta le seguía otra muy similar en septiembre, que también celebraba el éxito de las cosechas. Las comunidades se reunían en la iglesia parroquial para asistir a un servicio de acción de gracias, con una cena con los productos ofrecidos y cosechados de la tierra.

A medida que los días se iban haciendo más cortos y más oscuros tenían lugar las fiestas de Todos los Santos, en donde se recordaba a los difuntos en la víspera, ya que una antigua tradición recordaba que los muertos volvían a caminar sobre la tierra el 31 de octubre. El año se cerraba con la celebración de Adviento, el cuarto domingo antes de Navidad, un nuevo período de ayuno para prepararse para la celebración del nacimiento de Cristo.

Muchas fiestas y festivales medievales se han mantenido hasta hoy. Tanto entonces como ahora, la gente rompe con ellos su rutina diaria de trabajo, y nos dan una razón para que las comunidades se reúnan y compartan sus vivencias, celebrando los éxitos de los meses y las estaciones.

Publicado en: Edad Media Alta, Edad Media Baja

Imprimir Imprimir




1 comentario

  1. NECESITO ASER UN PERIODICO SOBRE EL FEUDALISMOS QUIERO LA MAYOR INFORMACION

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top