La Batalla de Gaugamela, Alejandro vs. Darío

Batalla de Gaugamela

El día 1 de Octubre del año 331 a.C. tuvo lugar una de las más famosas batallas de la antigüedad, la Batalla de Gaugamela (o Batalla de Arbela), en la que Alejandro Magno consiguió derrotar definitivamente a Darío III, rey de los persas, poniendo punto y final al otrora poderoso Imperio Persa.

Alejandro había cruzado con sus tropas los ríos Tigris y Éufrates en dirección a Siria, la capital del Imperio Persa, por lo que Darío se preparó para el combate reuniendo un gran ejército (entre 50.000 y 100.000 hombres según las estimaciones), con la esperanza de vencer mediante la superioridad numérica.

Fue el propio Darío III quien eligió el terreno para la batalla, aunque no sabemos el lugar con precisión se habla de una colina al Este de Mosul (Irak), conocida entonces como «Tel Gomel tel Gahmal«, que en hebreo significa «Monte del Camello». Del nombre de esta colina terminó derivando la palabra Gaugamela, que da nombre a la batalla. El lugar fue elegido en base a la necesidad de los persas de un lugar extenso, para poder desplegar con eficiencia su inmenso ejército, compuesto por abundante infantería, cerca de 40.000 jinetes, 200 carros e incluso 15 elefantes.

En el caso del ejército de Alejandro III el Magno, los historiadores estiman que contaba con cerca de 40.000 soldados de infantería y 7.000 jinetes de guerra. Encontrándose en una clara inferioridad numérica, Alejandro debía de poner en juego todas sus dotes para la estrategia, y así lo hizo.

La estrategia utilizada por Alejandro, usada solamente en dos ocasiones hasta el momento, se basaba en conseguir que la caballería de Darío se concentrase en los flancos para poder debilitar el frente, y abrir así una brecha en las filas enemigas y atacar directamente al rey persa. Esto también requería que fuesen los persas los que tomasen la iniciativa, y pese a que Darío conocía el precedente de la Batalla de Issos, se resistía a atacar primero aunque finalmente lo hizo.

Gracias a las dotes de mando de Alejandro y la sincronización de su ejército, el combate dejó (según estimaciones) una estela de 40.000 persas caídos frente a apenas 5.000 de las tropas macedonias, y obligó a Darío a emprender la huida junto con un pequeño destacamento de soldados. Darío trató de reunir otro ejército pactando con los sátrapas, pero fue asesinado en una conjura por un noble de Bactria llamado Bessos. Curiosamente fue el propio Alejandro el encargado de vengar su muerte ejecutando al traidor y sus aliados un año después, además de proclamarse como nuevo soberano de Asia.

Publicado en: Conflictos belicos, Edad Antigua

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top