La Guerra Civil norteamericana: el desenlace

Desde 1864 hay cambios en la estrategia de la Unión para ganar la guerra. Lincoln había comprendido la necesidad de coordinar todas las acciones bélicas si quería acabar con la Confederación. Las ofensivas tenían que elaborarse de una manera conjunta o el conflicto nunca finalizaría.

A raíz de esta premisa su primera decisión será poner al mando de todos los ejércitos al General Ulisses S. Grant – en un futuro también Presidente de los Estados Unidos – y diseñar un plan global de ataque contra los territorios del sur.

Los generales Meade y Butler se encargarían de placar a Lee. El General Sherman será el encargado de tomar Atlanta. Los generals Crook y Averell atacaran Virginia Occidental mientras que las tropas del General Banks avanzaran sobre Alabama.

Todos ellos pondrán en juego la técnica de la tierra quemada, arrasando todas las propiedades rurales que hayan mostrado simpatías hacia los ejércitos sudistas y pudieran servir para su abastecimiento.

En este momento se vive una de las etapas más sangrientas de la guerra. Sumando la batalla de Wilderness, la batalla de Spotsylvania y la de Cold Harbor»s queda un balance de más de 60.000 bajas.

En Virginia la Unión inicia un asedio contra Petersburg que se extiende de junio del 1864 hasta marzo de 1865. La ciudad era un nudo crucial para llegar a Richmond, la capital de los confederados. Lincoln sabia que cuando se tomara Petersburg inmediatamente Richmond caería, y así fue. Después de meses de luchas de trincheras alrededor de la ciudad los confederados huyen y dejan libres estas dos posiciones.

El 2 de setiembre de 1864 la Unión consiguió ocupar Atlanta. Este será un golpe muy fuerte para los ejércitos del sur ya que con esta toma se hace evidente que el norte está ganando la guerra.

La victoria final llega tras la batalla de batalla de Five Forks el 1 de abril. El General Lee y algunos de los confederados consiguen escapar de allí pensando en reorganizarse. Finalmente, abatido y viendo que no hay posibilidad de contraatacar de nuevo decidiran entregar las armas en el municipio de Appomattox el día 9 del mismo mes.

El 14 abril Lincoln será asesinado por un partidario del sur mientras se encontraba en el teatro, Andrew Johnson será el encargado de sustituirle como Presidente de los Estados Unidos.

No obstante el desenlace de la guerra estaba ya decidido y las tropas de la Confederación comienzan a rendirse en masa. Los últimos resistentes se entregarán en noviembre de aquel año. Con estas claudicaciones se pone fin a la Guerra Civil Americana.

Foto Vía: National Archives

Publicado en: Conflictos belicos, Edad Contemporanea

Tags: , , ,

Imprimir Imprimir




1 comentario

  1. Ana dice:

    Personalmente creo que la Guerra Civil norteamericana no se ha estudiado con suficiente profundidad. Es una guerra un tanto insólita porque se decidía que un país enorme, actual potencia mundial (quién sabe por cuánto tiempo) fuera de una forma u otra. Ganó la modernidad y la justicia social.
    Saludos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top