Enrique VIII, el gran monarca inglés

Enrique VIII y Ana Bolena

Nacido el 28 de junio de 1491, en el Palacio de Placentia en Greenwich, Enrique VIII fue el tercero de los seis hijos de Enrique VII e Isabel de York. Sólo tres de sus hermanos sobrevivieron en la infancia, y en 1494, cuando apenas contaba tres años de edad, Enrique VIII ya fue nombrado Duque de York y Lord de Irlanda.

Enrique VIII fue el segundo monarca de la Dinastía Tudor, sucediendo a su padre Enrique VII a la muerte de éste en 1509. Nueve semanas más tarde se casó con Catalina de Aragón. Siempre fue un monarca un tanto colérico, habida cuenta de que siempre optó por la guerra antes que la paz, y por la decapitación de sus enemigos antes que optar por un juicio justo.

Por ejemplo, para dos nobles del reinado de su padre que habían impuesto pesados impuestos a la nobleza, su destino fue la prisión en la Torre de Londres, seguida de la guillotina. Enrique VIII quiso poner fin a su matrimonio con Catalina cuando conoció a Ana Bolena.

Este matrimonio ilegal religiosamente hablando dio lugar a su ruptura con Roma y el posterior establecimiento de la iglesia anglicana en Inglaterra.

El Señor Canciller, Thomas Moore, aceptó como reina a Ana Bolena, pero sostuvo que el Papa seguía siendo el Jefe de la Iglesia. Por esta postura valiente se le acusó y condenó de alta traición a la corona, siendo ejecutado en 1535.

Enrique VIII instituyó la disolución de los monasterios y estableció la unión de Inglaterra y Gales con las famosas Leyes de Gales de 1535 a 1542. Otras importantes leyes que aprobó Enrique VIII fue la ley en contra de la sodomía en 1533, y la ley de la brujería en 1542, ley que castigaba con la muerte la invocación de cualquier espíritu maligno

Además de todo esto, Enrique VIII fue un notable deportista, músico, poeta y jugador, quien realizó importantes mejoras y construyó muchos edificios interesantes, entre ellos la Abadía de Westminster y la Capilla del King’s College.

Enrique VIII se casó en vida hasta con seis mujeres distintas. Más tarde, su vida fue empeorando, adquiriendo mucho peso, sufriendo los males de la gota y la sífilis. En 1536, sufrió una importante herida en una pierna, herida que se le ulceró y que parece que pudo desencadenar indirectamente su muerte el 28 de enero de 1547.

A su fallecimiento, sus tres hijos accedieron consecutivamente al trono ingles: Eduardo VI, María I (conocida como Bloody Mary) e Isabel I.

Publicado en: Personajes históricos

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




9 comentarios

  1. arman dice:

    q esperaban el hera el rey

  2. lydia dice:

    Que ser tan despreciable ese Enrrique VIII, se creía con derecho sobre la vida de las personas… ¿Cómo puede una persona mandar a decapitar a su esposa?, sea el motivo que fuere, y viendo que allí torturaban a quien fuese, pues era fácil que alguien dijere lo que no era cierto; sólo para impedir seguir con la tortura. Viejo feo, chibudo y como que regordete, debió haberse dado con una piedra en los dientes que tubo el privilegio de tener a mujeres educadas, bellas, jóvenes e inteligentes… y el imbécil, no hacía más que usarlas, y luego las tiraba como trapo sucio o las mataba o amenazaba de muerte, para librarse de ellas y estar con otra nueva víctima. Le fué infiel a todas, qué horror!!! no se estableció con ninguna, que tipo tan despreciable, da asco!!!

  3. maria dice:

    a!!!!! io queria copiar la foto de nose kien pero no se puede aso se pasan ps lo keria para mi tarea:P

  4. eloisa dice:

    Este rey fue un déspota, no supo valorar a la gran reina que tenía a su lado …. Catalina de Aragon

  5. linita dice:

    Definitivamente Enrique VIII fue un rey muy importante y Ana Bolena la mejor esposa que el tuvo.
    Si quieren seguir esta apasionante historia pueden ver la serie The Tudors que habla de los tumultosos años del reinado de Enrique VIII.
    Besos y abrazos….

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top