El juicio a las Brujas de Salem

Juicio a las brujas de Salem

¿Habéis leído la obra de teatro de Arthur Miller “Las Brujas de Salem”? Se basó en hechos verídicos que sucedieron en Salem, Massachusetts, entre febrero de 1692 y mayo de 1693, en el que se llevaron a juicio a una serie de mujeres consideradas brujas. Fueron juicios en los que se castigaba a algunas personas con los delitos de brujería y, aunque se celebraron en muchas ciudades, los de Salem son sin duda los más conocidos.

El de las Brujas de Salem es el que ha pasado a la historia en parte gracias al dramaturgo norteamericano quien lo popularizó gracias a su inmortal obra.

Los juicios a las brujas de Salem tuvieron lugar entre los meses de junio y septiembre de 1692, y en él fueron declaradas culpables de brujería diecinueve mujeres. El veredicto fue la pena de muerte, siendo ahorcadas en Gallows Hill, una pendiente muy cerca de Salem. Lo curioso del caso es que todas ellas tenían episodios de epilepsia y psicosis delirante, algo que en aquella época se confundía con poderes paranormales.

Desde siempre Salem había sido un pequeño pueblo piadoso de colonos ingleses. La historia comienza con Tituba, la criada del reverendo Samuel Parris, quien aseguró que sabía leer la fortuna y el futuro en las claras de huevo. Fue ella la que incitó a otras chicas, entre ellas las propias hijas del reverendo, y mujeres de Salem a ejercer estas prácticas, todas ellas obligadas según decían por Satanás.

Pronto, muchas mujeres de Salem sufrieron episodios que los colonos relacionaron con la brujería. Se quedaban como mudas, completamente paralizadas. Aseguraban que el diablo las usaba a su antojo para dañar a los buenos. Con estos datos a simple vista, apenas una sola acusación servía para llevar a estas mujeres y hombres a juicio. La sociedad puritana de la época tenía una fuerte creencia en la existencia del diablo.

Durante los meses en los que se celebraron los juicios fueron ejecutados por brujería siete hombres, 19 mujeres y se arrestó a más de 200 personas. Ninguno de los acusados murió en la hoguera, como los casos de brujería en Europa, sino que fueron ahorcados. La ignorancia y el puritanismo de Salem fue uno de los casos más escabrosos de la historia de Estados Unidos. Evidentemente nada que ver con la quema de brujas en Europa, pero sí fue un caso bastante llamativo.

Actualmente aquel Salem es hoy el pueblo de Danvers, muy turístico precisamente gracias al episodio de las brujas. Está situado en el estado de Massachusetts, a solo 35 kilómetros al norte de Boston.

Temas relacionados

*Imagen de dominio público en EEUU

Publicado en: Edad Moderna

Tags: ,

Imprimir Imprimir




1 comentario

Comments RSS

  1. yordanis dice:

    Me parece excelente esta página Web y espero que profundicen más sobre los temas tratados.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top