Al Capone y la Masacre del Día de San Valentín

Al Capone y la Masacre del Dia de San Valentin

La Masacre de San Valentín es uno de los asesinatos más espectaculares en la historia de la mafia, si bien, aunque pocos lo saben, en realidad se trata de un fracaso.

El líder del crimen organizado en Chicago, Al Capone, había decidido que su rival mafioso, George “Bugs” Moran y la mayor parte de su banda del Norte de la ciudad, fueran eliminados el 14 de febrero de 1929. El plan, probablemente diseñado por uno de los hombres de confianza de Capone, “Machine Gun” Jack McGurn, era tan sencillo como inteligente, sin embargo, el objetivo principal del golpe logró escapar con vida.

Un contrabandista leal a Capone había acordado llevar a Moran y su banda a una bodega, con el pretexto que iba a recibir un cargamento de whisky contrabandeado por un precio increíblemente bajo. La entrega se llevaría a cabo en un edificio de ladrillos, en el 2122 de North Clark Street, en Chicago, a las 10:30 de la mañana.

Al Capone había organizado estar en su casa de Miami ese día, para distanciarse del crimen en caso que las pesquisas policiales se dirigieran a él.

Esa mañana en que la nieve cubría todo, un grupo de hombres de Bugs Moran esperaba la llegada de su jefe en el almacén. Entre ellos se encontraban Jon May, un mecánico contratado por Moran, Frank y Pete Gusenburg, que habían intentado asesinar Machine Gun Jack McGurn previamente, James Clark, cuñado de Moran, y Reinhardt Schwimmer, un joven optometrista que frecuentaba la compañía de gángsters por la emoción que esto implicaba. Moran estaba retrasado.

Cuando el coche de Moran dio vuelta a la esquina en North Clarke, él y sus hombres, Willy Marks y Ted Newbury, vieron un coche policial dirigiéndose al almacén. Inmediatamente pensaron que se trataba de una redada, pues vieron cinco hombres, tres de ellos vestidos con uniformes de la policía, entrando al almacén.

En el interior del lugar, los hombres de Moran se enfrentaron a los pistoleros disfrazados de policías. Suponiendo que se trataba de un requisa de rutina, siguieron las instrucciones de alinearse contra la pared, como les ordenaron. Los pistoleros abrieron fuego con ametralladoras Thompson, matando a seis de los siete hombres de inmediato. A pesar de sufrir 22 heridas de bala, Frank Gusenberg sobrevivió al ataque, pero murió después de llegar al Hospital Alexian Brothers.

Tras el ataque, los asesinos con uniformes policiales llevaron a sus cómplices de civil por la puerta principal, con sus manos en alto, fingiendo que los detenían en caso que alguien estuviera observando. Subieron al coche policial y se marcharon.

Los periódicos inmediatamente hicieron eco del crimen, titulándolo como “Masacre del Día de San Valentín“. La historia apareció en las portadas de todo el país, por lo que Capone tomó el cariz de celebridad a nivel nacional. Aunque Capone parecía deleitarse con su nueva fama, también tuvo que lidiar con el nuevo nivel de atención por parte de agentes del orden federales.

George “Bugs” Moran sabía que Al Capone lo quería muerto, y vinculó el crimen con él de inmediato. “Sólo Capone mata así“, dijo, aunque las autoridades no tenían pruebas concretas. Capone se encontraba en Florida al momento de la masacre, y su secuaz McGurn tenía una coartada sólida. Nadie fue juzgado nunca por este asesinato, uno de los más espectaculares en la historia de la mafia.

Publicado en: Edad Contemporanea, Historia de América

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




1 comentario

Comments RSS

  1. betty dice:

    esto es lo mejor que encontre

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top