La conspiración de la pólvora y Guy Fawkes

conspiracion-de-la-polvora

“Recuerden, recuerden, el 5 de noviembre. Conspiración, pólvora y traición”.

Sí, se trata de una de las frases más pronunciadas en la genial película “V de Vendetta”, basada en el cómic de Alan Moore. Si lo recordáis, en aquella historia, un sujeto enmascarado, que se hacía llamar V, luchaba en las sombras contra la tiranía de un gobierno despótico y sometedor. Desde su lucha armada V buscaba la libertad del pueblo e incitaba a sus compatriotas a unirse a él, bajo el Parlamento, el día 5 de noviembre, el día de Guy Fawkes.

Precisamente, ese mismo día, un 5 de noviembre, pero del año 1605, Guy Fawkes fue capturado dentro de un túnel con 36 barriles de pólvora cuando intentaba atentar contra el Parlamento inglés en lo que se conoció como “la Conspiración de la Pólvora“.

Hacía dos años que había muerto la reina Isabel I tras llevar 45 años en el trono de Inglaterra. Su sucesor fue Jacobo VI de Escocia. Era una época caracterizada por las tensiones religiosas entre católicos y protestantes que se extendía hasta la misma monarquía. Isabel I había perseguido duramente durante años a los católicos, e incluso había mandado ejecutar a María, reina de los Escoceses, y madre de Jacobo VI. Fue este parentesco el que hizo que el pueblo pensara que la tendencia religiosa cambiaría con el nuevo Rey.

Comenzó así a crecer el catolicismo en Inglaterra, pero, ante la sorpresa de todos, Jacobo también empezó a perseguirlos, expulsando a los sacerdotes y a los jesuitas. El desánimo cundió entre la población e incluso se vieron obligados a hacerse pasar por protestantes. La oposición al monarca era evidente, pero por la represión, ésta se mantenía en secreto. Surgió así un pequeño grupo de personas que comenzaron a reunirse en el pub “Duck & Drake” en el Strand de Londres. Uno de ellos era Guy Fawkes, experto en explosivos que incluso había luchado con el ejército español en Flandes.

El grupo buscaba derrocar y asesinar a Jacobo VI y colocar a un monarca católico en el trono inglés. La idea era volar el Parlamento y acabar con el Rey en la apertura del edificio.

Durante meses fueron almacenando barriles de pólvora en un sótano que habían alquilado bajo la Cámara de los Lores. El grupo había ido creciendo y los planes perfeccionándose: Fawkes sería el encargado de encender la mecha mientras otros raptarían a la hija del Rey, y un tercer grupo conduciría el levantamiento en el centro de Inglaterra.

dia-de-guy-fawkes

Sin embargo, alguien cometió el tremendo error de avisar a uno de los Lores para que no asistiera a la ceremonia de inauguración del Parlamento. Fue lo que levantó el recelo y lo que dio pie a que comenzara a investigarse el motivo. Guy Fawkes fue capturado en aquel sótano el 5 de noviembre del año 1605. Los restantes conspiradores huyeron de Londres, pero mientras Fawkes era interrogado y torturado, éstos decidieron asaltar el castillo de Warwick.

Sin embargo, un desgraciado accidente que se produjo al estallar una pólvora en mal estado dejó malherido a gran parte del grupo. La mayoría fue capturada e interrogada. Uno de ellos inculpó a un jesuita en la “Traición de la Pólvora” y eso provocó que el Gobierno hiciera responsable a la Iglesia católica de la Conspiración.

Apenas tres días duraron los juicios. Todos fueron encontrados culpables y castigados a ser ahorcados, destripados y descuartizados. El 30 de enero de 1606, Guy Fawkes fue ejecutado.

Como consecuencia de “La Conspiración de la Pólvora“, los católicos acabaron por perder gran parte de sus derechos en Inglaterra, derechos que no recuperarían hasta el año 1829, cuando al fin, más de 200 años después, pudieron volver a votar en unas elecciones parlamentarias.

Curiosamente, ahora, el 5 de noviembre se ha convertido en fiesta en Inglaterra, fecha en que se queman muñecos con la apariencia de Guy Fawkes y en que se hacen fogatas en recuerdo del intento de voladura del Parlamento.

“Hace más de 400 años, un gran ciudadano deseó que el 5 de noviembre quedara grabado en nuestra memoria. Su esperanza era hacer recordar al mundo que justicia, igualdad y libertad son algo más que palabras. Son metas alcanzables.” -V, de Vendetta.

Publicado en: Edad Moderna

Tags: ,

Imprimir Imprimir




2 comentarios

Comments RSS

  1. Florrr dice:

    Muy interesante !

  2. Jose dice:

    Creo que en el Cómic dice ….”que son metas inalcanzables”…

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top