El año 1816 o año sin verano

volcan

El año 1816 ha pasado a la historia como el “Año sin verano“, un año realmente duro que también ha sido acuñado como “Año de pobreza”, “el verano que nunca fue” o el “año que no tuvo verano”, entre otros. Todos estos nombres hacen referencia a un año en el que las graves anormalidades climáticas hicieron disminuir considerablemente las temperaturas durante todos los meses. Las consecuencias fueron realmente desastrosas.

Se cree que la anomalía fue causada por una combinación entre un invierno volcánico, provocado por una erupción volcánicas, la del monte Tambora en 1815, considerada como la erupción más grande conocida en más de 1300 años, así como la histórica caída de la actividad solar.

La explosión del volcán Tambora, arrojó a la atmósfera millones de toneladas de polvo. Esta incursión en la atmósfera reduciría considerablemente la luz del sol, algo que se tradujo con unas temperaturas aun más bajas.

Las consecuencias no se hicieron esperar. Durante mayo, la escarcha quemó por completo las cosechas que se habían plantado. Asimismo, durante junio, una gran tormenta de nieve dejó a su paso innumerables muertes humanas.

El verano se presentó realmente frío y lluvioso, algo que destruyó por completo las cosechas del norte de Europa así como las del nordeste de EEUU. Este desastre agrario provocó largas temporadas de hambrunas.

Teniendo en cuenta que Europa estaba recuperándose de las Guerras napoleónicas, no es de extrañar que esta escasez de alimentos mermara considerablemente la población.

Pero no sólo fueron Europa o América los lugares afectados por este cambio climático. En China las temperaturas durante el verano y el otoño también fueron inusualmente bajas, teniendo consecuencias negativas en la producción de arroz. Frente a un panorama de tierras devastadas por la escarcha así como las nevadas veraniegas en lugares con clima tropical, las pérdidas humanas también fueron incrementando durante el año en esta parte del mundo.

Otras catástrofes naturales históricas:

Foto vía:  euronews

Publicado en: Catástrofes, Edad Contemporanea

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top