El Caballo de Troya

Caballo de Troya

La ciudad de Troya había sido asediada durante diez largos años, pero los atacantes griegos, encabezados por Agamenón, Ulises y otros no habían podido aún lograr salvar los muros de la ciudad. El mayor de los griegos, Aquiles, había caído en la batalla, muerto por una flecha que atravesó su talón. Ulises, viendo la situación, vio que la ciudad jamás podía ser tomada la fuerza, por lo que hacía falta algo mejor…

Los griegos construyeron un enorme caballo de madera y se alojaron en el interior con sus mejores guerreros. La figura del caballo era simbólica. Se trataba de uno de los símbolos de Atenea, diosa de la guerra que había apoyado a los griegos en su acoso a Troya. Además, en algunas leyendas la figura del caballo era sagrada para los troyanos.

Una vez que se acabó de construir el caballo y los guerreros griegos se escondieron dentro, el resto de los griegos simulaban que navegaban bien lejos, hasta Grecia, renunciando a la guerra, cuando en realidad a donde se dirigieron fue a la cercana isla de Tenedos a ocultarse y esperar acontecimientos.

Los troyanos no sabían muy bien qué hacer con el caballo. Algunos sospechaban algo, sobre todo porque conocían perfectamente la astucia de Ulises. Laocoon (Laocoonte), sumo sacerdote de Poseidón (o de Apolo según otros textos históricos), era uno de los hombres que no se fiaban nada del animal. No se cansó de advertir que no podían confiarse de los griegos, aún siendo un regalo como era. Incluso lanzó su lanza sobre el caballo, quedando clavada en la madera.

Según las versiones posteriores de la leyenda, fue en este momento cuando los troyanos capturaron a un joven llamado Sinon, quien había ayudado a los griegos. Cuando le preguntaron sobre el caballo, les dijo que los griegos pensaban que Atenea les había abandonado y que por eso habían construido el caballo para intentar apaciguarse con ella.

Los troyanos pudieron ver una prueba más del enfado de Atenea con los griegos. La diosa envió dos grandes serpientes marinas a la ciudad, donde Laocoonte estaba sacrificando un toro al dios Poseidón. Las serpientes devoraron primero a sus dos hijos, y luego más tarde al propio Laocoonte. Los troyanos creyeron que aquéllo fue en represalia por haberle arrojado la lanza a su caballo así que decidieron tomar el caballo dentro de sus murallas, con el fin de apaciguarse con la diosa.

Con el caballo ya dentro de las murallas de Troya, el ejército griego regresó de Tenedos por la noche sin ser visto. Cuando toda Troya dormía, Sinon liberó a los soldados que estaban en el interior del caballo, y así se inició la destrucción de la ciudad. Los soldados abrieron las puertas a sus compañeros, y Troya cayó esa misma noche en manos griegas.

Publicado en: Edad Antigua, Historia de Grecia

Tags:

Imprimir Imprimir




100 comentarios

Comments RSS

  1. jesus dice:

    in resumen me sirve mejor

  2. thegirl dice:

    hola y gracias por esta estupenda chuleta para el examen.

  3. FernySL dice:

    Hola la podrían poner en resumen ?

  4. yasmerly yepez dice:

    q bello

  5. susan dice:

    podria poner el resumen ??

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top