El Periodo Hakuhō, en Japón

Periodo Hakuho en Japón

Periodo Hakuho, en Japón

En los últimos tiempos del Periodo Asuka, tras la muerte del príncipe Shotoku en el año 621, el clan Soga comenzó a ganar prominencia en la corte imperial, gradualmente consolidando su posición de poder y emergiendo como una amenaza incipiente para la autoridad del Imperio.

Algunos años después, en el 465, el príncipe Naka no Ōe tomó la determinación de poner fin a esta amenaza de raíz mediante un complot para eliminar a Soga no Iruka, líder del clan Soga, durante un evento al que asistía junto a la Emperatriz Kōgyoku.

Este acto no solo resultó en la disolución del clan Soga, sino que también llevó a la renuncia de la emperatriz en favor de su hijo, quien sería conocido de ahí en adelante como el Emperador Kōtoku.

El periodo Hakuhō y las reformas Taika

El príncipe y el emperador, en colaboración con Nakatomi no Kamatari (posteriormente llamado Fujiwara, un nombre que su clan adoptaría más tarde), promulgaron una serie de leyes conocidas como las Reformas Taika. Estas reformas tenían como objetivo consolidar el poder del gobierno central, implementar cambios en el sector agrícola y reformar la corte imperial siguiendo el modelo de la Dinastía Tang en China. La ambición era tan grande que se enviaron enviados y estudiantes a China para estudiar y comprender a fondo el sistema de gobierno chino.

En esta época, conocida como el Periodo Hakuhō, las reformas comenzaron a surtir efecto. Con la implementación de estas leyes, se redujo la influencia de los terratenientes y clanes, equiparando su posición a la de los burócratas de alto rango pero con escaso poder real. Asimismo, Japón buscó apoyar a Corea en su conflicto con la dinastía china Silla, enviando tropas en tres ocasiones para auxiliar al reino de Paekche entre los años 661 y 663. No obstante, estos intentos culminaron en una serie de derrotas humillantes que infligieron a Japón enormes pérdidas, incluyendo más de 10,000 soldados y numerosas embarcaciones.

En respuesta a la creciente preocupación por una posible invasión de la alianza China-Silla, se realizó un censo de la población con el propósito de preparar un ejército defensivo. Se llevaron a cabo medidas de fortificación en ciudades, costas e islas como Tsushima e Isla Iki. Sin embargo, los preparativos militares se vieron interrumpidos tras el fallecimiento del Emperador Tenji en 671 y la subsiguiente disputa entre sus dos herederos, que se prolongó hasta 684.

El recién coronado Emperador Tenmu emitió un decreto que requería que tanto los funcionarios militares como civiles portaran armas y tuvieran habilidades en artes marciales. Estas reformas en el ámbito militar perduraron hasta el año 702, momento en el cual se logró establecer un ejército bien disciplinado, estable y numeroso, modelado en gran medida según las prácticas chinas. Los soldados debían alternar su entrenamiento militar con labores agrícolas durante varios meses al año.

Final del periodo Hakuhō

El final del Periodo Hakuhō está marcado por la transición hacia el siguiente período histórico en Japón. Aunque no hay una fecha exacta que defina claramente el final del Periodo Hakuhō, se considera que terminó alrededor del año 710 con la finalización de la mudanza de la capital de Nara (entonces llamada Heijō-kyō) y el inicio del Periodo Tempyō.

La mudanza de la capital a Heijō-kyō (Nara) fue parte de una serie de cambios que buscaban consolidar y centralizar el poder imperial, además de implementar las reformas gubernamentales y administrativas que se habían estado promulgando en los años anteriores. La construcción del Palacio Heijō-kyō comenzó en el 683, y la capital fue oficialmente trasladada en el 710. Este evento marca el final del Periodo Hakuhō y el comienzo del Periodo Tempyō.

Durante el Periodo Hakuhō, se habían llevado a cabo reformas significativas para fortalecer el gobierno central, modernizar la administración y mejorar la defensa militar. Sin embargo, la transición a la nueva capital también trajo consigo cambios en la estructura política y social. A medida que Japón continuó desarrollándose, las influencias culturales y políticas de China siguieron desempeñando un papel importante en la evolución de la sociedad japonesa.

En resumen, el final del Periodo Hakuhō se caracteriza por la mudanza de la capital a Heijō-kyō (Nara) y el inicio del Periodo Tempyō. Esta transición marcó una etapa importante en la historia de Japón, con las reformas y cambios implementados durante el Periodo Hakuhō influyendo en la dirección futura del país.

Fechas importantes del periodo Hakuhō

  • 645-710: Periodo Hakuhō, marcado por reformas políticas, sociales y militares.
  • 645: Emperador Kōtoku asciende al trono, se inicia una serie de reformas.
  • 646: Se establecen las «Reformas Taika» para centralizar el poder y modernizar la administración siguiendo el modelo chino.
  • 654: El sistema de impuestos Ritsuryō se introduce, organizando el gobierno y la sociedad.
  • 660-663: Japón envía tropas para apoyar a Corea en su conflicto con la dinastía china Silla, pero sufre derrotas significativas.
  • 671: Muerte del Emperador Tenji y disputa por la sucesión.
  • 672: Comienzan los preparativos para defenderse de posibles invasiones extranjeras.
  • 683: Comienza la construcción del Palacio Heijō-kyō en Nara, como nueva capital.
  • 701: Se publica el «Código Taihō», un conjunto de leyes que consolida las reformas y la administración centralizada.
  • 702: Se establece un ejército disciplinado, inspirado en el modelo chino.
  • 710: Se completa la mudanza de la capital a Heijō-kyō (Nara).

Influencia en el Japón actual

El Periodo Hakuhō dejó una huella duradera en la historia y cultura japonesa. Las reformas políticas y sociales establecidas durante este período sentaron las bases para la consolidación del gobierno centralizado y la administración efectiva en Japón. El enfoque en la defensa militar y la disciplina también contribuyó a la formación de un ejército robusto y organizado.

Además, la búsqueda de inspiración en el modelo chino influyó en la adopción de diversas prácticas culturales y gubernamentales, incluyendo aspectos de la estructura imperial y la administración. Aunque algunas de estas influencias evolucionaron con el tiempo, el legado del Periodo Hakuhō sigue siendo palpable en la sociedad contemporánea de Japón, que valora la combinación de tradición y modernidad en diversos aspectos de su vida cotidiana.

Para saber más sobre la historia de Japón.

Publicado en: Edad Media Alta

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Top