República y Protectorado de Cromwell

República y Protectorado de Cromwell

Sea la condición humana o la constatación de que el poder corrompe, el de Cromwell es uno de esos ejemplos de cómo unos buenos principios pueden derivar hacia la ambición más desmedida, de como la lucha contra la tiranía del poder acaba convirtiendo también en un déspota a quien luchó precisamente contra tiranos anteriores.

Vaya por delante, no es menos cierto, que consiguió importantes avances para la posterior hegemonía de Inglaterra en el mundo (al menos hasta la llegada de Estados Unidos), pero no hay que olvidar que lo hizo sobre la base de perpetuar su puesto, de la rigidez más absoluta en su gobierno y de la intolerancia religiosa. Tampoco hay que olvidar mirar este apartado de la historia inglesa desde el prisma del tiempo, pero aún hoy, cuando es difícil comprender la intransigencia religiosa o política, aquellos tiempos eran los de los reyes absolutistas, la de los Imperios y las intolerancias hacia aquellos que no pensaban o sentían igual que el que gobernaba, ¿Hizo algo diferente a lo que hicieron otros gobernantes de la época? no, sin duda. Pero él fue precisamente el que luchó contra el rey inglés, Carlos I, al que literalmente descabezó.

Los comienzos de la República

La decapitación de Carlos I el 30 de enero de 1649 dio paso en mayo de ese mismo año a la creación de una República, la Commonwealth, con un Gobierno formado por un Consejo de Estado de 41 miembros, el Rump Parlament, y con Oliver Cromwell al frente.

Aquellos meses fueron de una cruda represión tanto en Irlanda como en Escocia, donde intervino la New Model Army, el ejército dirigido por Cromwell. La matanza de Drogheda dio paso a una inmigración masiva de colonos ingleses que no solo obtuvieron poder social y político en Irlanda, sino que se quedaron con las tierras de los rebeldes locales. Decenas de miles de católicos irlandeses, perseguidos, tuvieron que emigrar a las colonicas de Norteamérica mientras el país quedaba subordinado a Inglaterra.

En Escocia se impuso la unión con Inglaterra en 1652 tras derrotarlos en Dumbar y hacer huir a Carlos II, el pretendiente al trono, a Francia.

Oliver Cromwell

El Gobierno de Cromwell

La República se convirtió en un régimen oligárquico que el propio Cromwell depuró a fin de rodearse solo de los afines a su causa. No solo se dehizo, en su ejército, de los llevellers encabezados por Lillburne, sino que se enfrentó a los radicales tanto políticos como religiosos, como los diggers de Winstansley, los cuáqueros y otros grupos minoritarios como católicos, anglicanos o incluso puritanos que se le enfrentaran.

Cromwell aplicó el puritanismo más radical, cerrando burdeles, teatros, cafés y tabernas, e incluso prohibiendo diversiones tales como las carreras de caballos. Se castigaron prácticas como el adulterio y se regularon vigilron viejas costumbres que pudiera ir en contra de las creencias puritanas.

Su despotismo político lo llevó a disolver el propio Rump Parlament en 1653 y crear un nuevo Consejo de Estados con 13 miembros que nombraron al Parlamento Barebont, formado por 140 parlamentarios, el «gobierno de los santos», seleccionados por su afinidad religiosa. Meses después, en diciembre de aquel mismo año, se adoptó el Instrumento de Gobierno, la primera Constitución británica escrita donde se consolidaría el poder de Cromwell al proclamarlo Lord Protector.

Años después, en 1657, aún se redactaría una segunda constitución, la Humble Petition and Advice, en la que se creaba una segunda Cámara y se instaba a proclamar a Cromwell como rey de Inglaterra, cargo que rechazó aun cuando en su segunda investidura como Lord Protector, adoptó el ceremonial propio de una corte regia.

Resultados de su Gobierno

A pesar de su perfil dictatorial, la política de Cromwell fue, en general, positiva para el desarrollo económico de Inglaterra. Favoreció a los intereses burgueses y practicó una política antinobiliaria que le llevó a suprimir la Cámara de los Lores y someterlos al Derecho Penal Común.

Se suprimieron derechos feudales, se facilitó la inversión de capitales en agricultura y ganadería y la expansión del movimiento de los enclosures.

En la parte legislativa hubo una importante unificación de leyes, y dentro de la política mercantilista que llevó a cabo, apoyó a la iniciativa privada en el comercio internacional y el desarrollo marítimo de Inglaterra.

Su gran rival en el mar eran las Provincias Unidas frente a las que promulgó na Navigation Act en 1651 por la que reservaba el comercio de sus puertos solo a navíos ingleses y a los países de los que provenían las mercancías. Esta Acta terminaría por enfrentar a ambos países en la primera guerra mercantil, entre 1652 y 1654. A la finalización de esta, mediante el Tratado de Westminster, los neerlandeses aceptaron la Navigation Act, perdiendo así el monopolio del comercio del tabaco, el azúcar y las pieles, además de entregar parte del lucrativo comercio de esclavos.

Otro de los campos de actuación fue la política colonialista Para ello, ayudó a Portugalen su enfrentamiento con España, facilitando la expansión mercantil inglesa en el imperio colonial español, lo que le lllevó a conquistar Jamaica (1655) y atacar a la flota española en Cádiz.

Con la introducción de la Navigation Act en las colonias inglesas norteamericanas monopolizó su comercio en los barcos ingleses, e impuso en la práctica un pacto colonial que las suponía subordinadas a la metrópoli.

Dosminuyó la censura, abolió la pena de muerte por herejía, favoreció la alfabetización y la libertad de opinión en materia religiosa…

Luces y sombras para un Gobierno que acabó tras su muerte en 1658 cuando su hijo Richard, que le había sucedido, abandonó el poder en mayo de 1659, incapaz de hacer frente a la labor que su padre había llevado a cabo.

Puedes leer también sobre…

Episodios de la Historia de Inglaterra
El Domesday Book

Publicado en: Edad Moderna

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top