- Historia General - https://historiageneral.com -

La Independencia de México

Estamos en México, en 1810. España está un tanto distraída con los efectos de la Revolución Francesa y las guerras de guerrillas con Napoleón, quien campaba a sus anchas, o eso quería, por suelo hispano. Ésto, trasladado al otro lado del charco, suponía que España apenas diera cuenta de sus posesiones en América. Una de esas posesiones, México, comienza a plantearse la posibilidad de crear su propio gobierno local.

Hacía falta una oportunidad, una excusa que provocara el levantamiento mexicano y con ello el movimiento independentista. Esta llegó cuando el rey español Fernando VII fue derrocado, y en su lugar colocaron a José Bonaparte, el conocido por los españoles como Pepe Botella. A partir de ahí, México comienza su lucha por la independencia.

Comenzaron a surgir movimientos que propagaron la idea de la independencia, como el Grupo Literario de Querétaro, uno de los que logró sembrar las semillas de la revolución entre la población. El grupo alentaba a reclutar a las clases más bajas, como los indios y mestizos, junto a los grandes pensadores, para la causa mexicana. De hecho, fue el Padre Miguel Hidalgo y Costilla, miembro de las clases bajas mexicanas, quien se puso al frente de la revolución.

Con esto se puede decir que la Guerra de la Independencia de México comenzó la noche del 15 de septiembre de 1810, cuando Hidalgo decretó la guerra al gobierno colonial, con la excusa de la traición de haber derrocado a Fernando VII. El ejército revolucionario marchó contra Guanajuato, centro minero colonial, a cargo de los españoles y criollos.

El 28 de septiembre, los rebeldes tomaron Guanajuato, y la mayoría de la población colonial y criolla fue asesinada. Pero no fue Guanajuato la única victoria de Hidalgo, sino que a partir de ahí se sucedieron una serie de victorias consecutivas. Una de las más importantes fue la Batalla del Monte de las Cruces, el 30 de octubre de 1810.

Sin embargo, la gran batalla de Ciudad de México, los rebeldes no pudieron contra el ejército colonial defensor. Tras la primera refriega, los revolucionarios se asentaron en los pueblos cercanos. Sin embargo, los españoles salieron y capturaron al Padre Hidalgo y buena parte de su ejército en Jalisco, donde se enfrentó a un juicio, que lo condenó al pelotón de fusilamiento. Fue fusilado el 30 de julio de 1811.

Sin embargo, la muerte de Hidalgo no significó la destrucción total del ejército revolucionario. Esta vez fue José María Morelos quien tomó el mando de los rebeldes, quienes tomaron muy pronto las ciudades de Oaxaca y Acapulco. El 6 de noviembre de 1813 se convocó el Congreso de Chilpancingo, de donde salió el primer documento de la independencia mexicana. A partir de ahí comenzó la guerra que hoy se conoce como el Sitio de Cuautla.

Fue tal el conflicto, que desde 1815 hasta 1821 se produjo una interminable guerra de guerrillas. Sin embargo, las guerras internas que tenía España, y los acontecimientos políticos que la estaban devastando literalmente, hicieron que España reconociera la independencia de México en 1830.

Foto Vía Gobierno Federal