Consecuencias económicas de la Primera Guerra Mundial

Consecuencias economicas Primera Guerra Mundial

Antes de la Primera Guerra Mundial los Estados participantes en la misma aplicaban un sistema capitalista ortodoxo en el que el liberalismo económico era la base de sus respectivas economías.

El inicio de la guerra supuso un cambio total en el modo de entender la economía y las relaciones comerciales internacionales. Las necesidades militares implicaron un mayor control estatal en todos los ámbitos con el objetivo de dirigir todo el proceso productivo hacia el suministro de los bienes necesarios en el frente, fueeran éstos armas, vehículos, ropas…

Intervencionismo estatal en la economía

Gran Bretaña multiplicó en aquellos años por tres el peso de la industria armamentística. Sectores como el ferroviario o el marino mercante fueron nacionalizados y se pasaron a controlar los productos de primera necesidad. Del mismo modo, Alemania, en el bando contrario, redobló sus esfuerzos para proveer a su ejército de todo lo necesario para la guerra. En este caso, además, bloqueados sus puertos por el Reino Unido, el control sobre los bienes de consumo fue aun mayor dado la escasez de recursos primarios que sufrieron. Se crearon industrias nitratos, de productos sintéticos o productoras de nitrógenos para explosivos, se controló la industria privada, la distribución y el consumo.

El control sobre el proceso productivo llevó incluso a los países contendientes a administrar las entregas de materias primas a las diferentes industrias. De ese modo, controlando la cantidad de éstasque llegaban a los agentes productores de cada sector, se controlaba también las cantidades de producto final, la distribución y en el final de la cadena, el consumo. La propia EEUU creó una Junta de Industrias de Guerra encargada de esta asignación.

Superproducción

Las necesidades de la guerra habían disparado los niveles de producción en las industrias que se consideraron estratégicas militarmente.Proliferaron las nuevas industrias en este sectory se generaron excedentes de producción. Además, as colonias y países de ultramar habían incrementado su producción de productos primarios que luego reportaban a los mercados europeos. Como consecuencia, tras la guerra, ya en periodos de paz, aquella excedencia de producción generó una fuerta caída de precios mundiales en el mercado primario que sumió en la ruina a la agricultura de los países que los suministraban.

Incremento de gastos

Paralelamente, la guerra ocasionaba cada vez mayores gastos a los países participantes. Mientras Alemania gastó durante la Primera Guerra Mundial un 22% de su riqueza nacional, Italia gastó un 26%, Francia un 30% y Reino Unido un 32%. Evidentemente sus inversiones en el extranjero se redujeron así como la fluidez de sus operaciones comerciales internacionales.

Pronto los países europeos tuvieron que acudir al recurso de los préstamos internacionacionales, se emitió papel moneda y se vendieron bonos, generando todo ello una fuerte inflación, e implicando, a su vez, una subida de impuestos generalizada. Consecuentemente, los trabajadores asalariados, los funcionarios y los ahorradores vieron disminuir su nivel de vida. El paro se disparó y en países como Gran Bretaña llegó hasta los dos millones de desempleados.

La inflación de precios, lass monedas depreciadas y el abandono de la paridad del oro ondujeron a cambios estructurales muy profundos en la economía europea.

Estados Unidos y Japón como nuevos ejes económicos

El centro de la economía mundial giró hacia los países menos afectados por la guerra, especialmente Estados Unidos y Japón que se convirtieron en dos potencias económicas. Ellos fueron los principales suministradores de productos, en sustitución de los países europeos que habían dejado de exportar. EEUU aumentó su producción de carbón y petróleo, su renta nacional se duplicó durante la guerra, y por su parte, Japón extendió su influencia a China, India y Sudamérica.

Precisamente en este subcontinente, el sudamericano, países como Argentina o Brasil sustituyeron sus importaciones provenientes de Europa por producción propia contribuyendo así en la mejores sustancial de sus economías.

Nueva York se convirtió en el nuevo centro financiero del mundo. Las necesidades crediticias europeas se satisfacieron con dinero estadounidense, país que pasó de ser deudor con Europa antes de la guerra a acreedor después de la misma.

Los resultados económicos de la paz

Las decisiones de paz también conllevaron fuertes efectos en la economía. La fragmentación de países ocasionó nuevas aduanas, nuevas monedas y nuevas legislaciones. Además, los pagos internacionales al que obligaron a los países derrotados no hicieron sino desestabilizar la economía de estos países, incapaces de afrontarlos.

Conclusión

En definitiva, las relaciones económicas y financieras internacionales cambiaron de centro, acabó la hegemonía de Europa en materia económica y durante los años de posguerra los países europeos hubieron de luchar contra una fuerte inflación, el desempleo, la disminución de la producción industrial y agrícola, la reestructuración de su industria y la depreciación de sus monedas.

El liberalismo económico, durante un tiempo, había llegado a su fin.

Para saber más:

Publicado en: Edad Contemporanea

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top