La NEP, la nueva política económica

NEP Lenin

La NEP fue una política económica impulsada por Lenin en el año 1921 con la idea de mejorar la actividad económica del país y dejar atrás la profunda crisis en la que se hallaba inmersa Rusia a principios de los años 20.

Antecedentes de la NEP

A la Revolución Rusa de 1917 siguió una cruenta guerra civil en la que las potencias occidentales se implicaron para frenar el avance de la revolución bolchevique. Sin embargo, la desorganizacióon y desunión de las fuerzas contrarrevolucionarias, el poco o nulo apoyo social y la capacidad del ejército bolchevique que lideraba Trotsky, acabó por dar la victoria a éstos.

Tras tantas batallas (Primera Guerra Mundial, Revolución Rusa y guerra civil), tras tantas requisas y la incompetencia de los soviets de obreros para mantener eficaz la industria rusa, la pobreza hizo acto de presencia en la sociedad. La producción agrícola había caído desde el principio de la Primera Gran Guerra un 60%; la industrial por su parte estaba a solo un 15% de su rendimiento y el hambre se expandía por todo el territorio.

El país necesitaba medidas económica capaces de levantar la economía y estimular la actividad industrial y agrícola.

Nueva Política Económica

La Nueva Política Económica (NEP) surgió durante el desarrollo del X Congreso del partido que se celebró en marzo de 1921. Impulsada por Lenin se pretendió establecer un capitalismo de Estado que supusiera la coexistencia de los sectores privados y público. La idea era reintegrar una buena parte de la propiedad agrícola a manos privadas ara que ésto gestionaran su producción a cambio de solo un 10% de los productos cosechados. De este modo, los agricultores se veían incentivados para producir dado que obtenían los rendimientos de la restante cosecha vendida.

Aún así, y a pesar de que también se permitió la presencia de pequeños y medianos comercios privados, se mantuvo un fuerte sector público.

Esta vuelta a los valores de la economía de mercado, mal vista por los sectores más radicales bolcheviques, era considerada por Lenin como un repliegue estratégico justificado por el atraso económico que estaba sufriendo el país, una medida totalmente coyuntural que estaba destinada a despejar los horizontes futuros de la economía de cara a la institucionalización de un nuevo Estado que se proclamaría poco después, en diciembre de 1922, la URSS.

Desde 1924 y hasta 1929 coincidieron en toda Europa tiempos de prosperidad tras una fuerte crisis social y económico en los primeros años de posguerra.

Las medidas realistas de la NEP creó una economía mixta en la que convivían n fuerte sector público con pequeños comercios e industrias privadas. Se saneó la gestión de las cuentas públicas y se liquidó la inflación con la creación de una nueva moneda.

La importante privatización de explotaciones agrarias hizo que además apareciera un grupo de propietarios bien acomodados que así relanzaron la agricultura. Sin embargo, en el sector industrial la NEP no tuvo tan buenos resultados. No había técnicos cualificados suficientes ni inversión extranjera. Esa falta de eficacia hizo que se dispararan los precios industriales lo que redujo el poder de compra de los campesinos.

El fin de la NEP

La NEP pudo sobrevivir durante 4 años al fallecimiento de Lenin, su principal precursor, pero las limitaciones de la propia NEP, la misma recuperación económica conseguida, las fuertes tensiones políticas que estaba generando por un lado con el propio partido contrario  unas medidas contradictorias al propio proyecto revolucionario, y por otro por las tensiones sociales que estaba generando, empujó a Stalin  comenzar una nueva etapa económica de nacionalización y control.

Para saber más:

Publicado en: Edad Contemporanea

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top